Oscar con honor

Oprah Winfrey recibió uno de los homenajes

La presentadora y actriz Oprah Winfrey y el actor James Earl Jones recibieron sendos Oscar honoríficos el sábado en la gala de premios anual de la junta de gobernadores de la Academia, según informó la publicación The Hollywood Reporter.

Jones y el maquillador responsable de The Exorcist y The Godfather, Dick Smith, obtuvieron estatuillas por su trayectoria profesional, mientras que Winfrey recogió el premio humanitario Jean Hersholt, otorgado por sus actividades filantrópicas.

Conocido por su doblaje de Darth Vader en la célebre saga Star Wars y de Mufasa en The Lion King, Jones agradeció el galardón en un comunicado por vídeo desde Londres, donde protagoniza la obra teatral Driving Miss Daisy.

“Me siento profundamente honrado, francamente agradecido y simplemente patidifuso”, dijo el actor de 80 años, que debutó en el cine en Dr. Strangelove (1964).

En su carrera, ha aparecido en más de 50 películas, como Conan the Barbarian, Field of Dreams y Coming to America, pero sólo fue nominado una vez al Oscar, en 1970, por su rol de boxeador en The Great White Hope.

El veterano intérprete recibió homenajes de actores como Alec Baldwin, con quien trabajó en The Hunt for Red October, que aseguró que siempre soñó con una carrera como la suya -“es lo que todo actor querría”-, mientras que Glenn Close admitió que al verle sobre un escenario durante la obra Fences se convirtió en un “desastre sollozante”.

Por su parte, Winfrey, que se hizo con una candidatura al Oscar en su debut como actriz (The Color Purple), fue presentada por sus amigos John Travolta y Maria Shriver, la exmujer de Arnold Schwarzenegger, que describió a la presentadora como alguien que “se siente increíblemente cómoda dando a los demás”.

“Nunca me imaginé recibiendo un Oscar, y menos por algo que creo que es parte de mi llamado en esta vida, de mi ser”, dijo una emocionada Winfrey, que agradeció al productor musical Quincy Jones el haberla descubierto en un programa de la televisión local de Chicago.

La presentadora, de 57 años, es una de las figuras más influyentes de EEUU. Su actividad fuera de la televisión la ha llevado a apoyar iniciativas educativas y actividades humanitarias a las mujeres y los niños en todo el mundo.

La protagonista de The Exorcist, Linda Blair, presentó el galardón para Smith, y recordó que, para ella, ser transformada en un ser poseído con una cabeza giratoria “no fue probablemente tan divertido como para Dick”.

El guionista y director J.J. Abrams (Super 8, Lost) explicó que de niño escribió a Smith una carta mostrándole su admiración, y el maquillador respondió enviándole “una lengua de The Exorcist vieja, pero limpia”, e indicándole que debía usar mantequilla de cacahuete para pegarla a la suya.

Smith, que sólo recibió un Oscar en su carrera, por Amadeus (1984), se disculpó por dar un discurso muy breve dado que su memoria “ya no es muy buena”.

“Nunca olvidaré esta noche, desde el fondo de mi corazón”, dijo el artista, de 89 años.

La amable ceremonia cerró una tumultuosa semana para la Academia de Hollywood, después de que la dimisión del coproductor de la gala, Brett Ratner, director de Tower Heist, provocara la renuncia del actor Eddie Murphy a presentar la próxima edición, que se celebrará el 26 de febrero de 2012. Billy Crystal lo reemplazará en tal labor.