Buscan protección contra acoso cibernético

'No rastrear' es una propuesta de una organización para atajar esa molestia

Ante la creciente preocupación de los padres y los cada vez más frecuentes suicidios en adolescentes y niños a causa del cyberbullying y la inseguridad en las redes sociales, la organización Common Sense ha presentado una propuesta de ley para proteger a los niños en redes sociales e Internet en general.

La propuesta de Common Sense recibe el nombre Do Not Track o “No Rastrear”, como parte de la iniciativa llamada Acto de Protección de Privacidad Infantil en Línea (COPPA).”No Rastrear” pretende que los padres de familia y menores puedan, de manera sencilla, eliminar de los buscadores como Google y Yahoo cualquier información que a su criterio resulte digna de desaparecer del ciberespacio.

“No Rastrear” contempla la creación de un botón cibernético, claro y de fácil uso para que tanto padres como menores de edad elijan dar de baja de los buscadores los nombres, fotos y videos de menores de edad. “Una opción sencilla y comprensible para padres y jóvenes”, indica la propuesta.

Pero mientras las redes sociales como Facebook, YouTube y MySpace crecen día con día, Common Sense y su propuesta de “No Rastreo” no han avanzado en absoluto este año.

“El año pasado, varias propuestas fueron presentadas al Congreso, pero ninguna se está moviendo” asevera Alan Simpson, vicepresidente de Common Sense. Según su reporte, en marzo se presentó el Online Privacy Bill of Rights secundado por los senadores John Kerry (D-MA) y John McCain (R-AZ) y a lo largo de 2011 se han presentado otros cuatro actos que abarcan desde la prohibición del rastreo a menores por dispositivos GPS como la prohibición a las empresas de mercadotecnia de utilizar información de comportamiento en línea de menores de edad, sin resultado alguno.

La iniciativa que está vislumbrando resultados es la alusiva a COPPA, que busca exigir el consentimiento de padres o tutores para rastreo de comportamiento de menores en Internet, proteger información personal de geolocalización (GPS), solicitar aprobación de padres o tutores para uso de fotografías o videos de menores de edad, protección de identidad y asegurar que los proveedores de servicio de Internet ofrezcan sistemas de seguridad confiables.

La Comisión Federal de Comercio (FTC) ha llamado a revisiones del COPPA y se están recibiendo comentarios del público todo noviembre para la verificación de las propuestas.

COPPA fue creado en 1998, previo a la creación de Google, Yahoo, Facebook y YouTube, los principales difusores de información en línea. “Desde la perspectiva de Common Sense, COPPA debe revisarse a fin de balancear lo concerniente a privacidad y derechos de los niños y familias, sin por esa razón dejar de utilizar las redes sociales”

El reciente caso de Ashlynn Conner, una niña de 10 años residente de Illinois que terminó con su vida por ser víctima de acoso en su escuela y vecindario, ha alertado a la comunidad en relación a la protección de menores ante el acoso en línea y su seguridad en general en el ciberespacio.

Jun Sanders, madre de dos hijos en edad preescolar, comparte su preocupación en este tema. “Lo que más me preocupa es no saber qué pasa con mis hijos, pues el Internet se presta a los secretos. Espero que para el momento en que sean adolescentes la ley haya avanzado de tal forma que sea más fácil protegerlos”.

COPPA no es el único esfuerzo en relación a la protección de menores. En agosto la congresista Karen Bass, en conjunción con la firma de abogados Lexus Nexus presentó la iniciativa de ley H.R. 2801 que busca eliminar el abuso, explotación y tráfico infantil, el cual ha experimentado una preocupante proliferación a partir del auge de las redes sociales.

Alrededor de la web