Nueva demanda contra Blue Cross

Organización Consumer Watchdog incluye a más de 100 mil clientes en la querella

Más de 100,000 clientes de Anthem Blue Cross de California forman parte de una demanda colectiva en contra de esta compañía aseguradora, que en el último año incrementó los deducibles y cambió algunos beneficios durante el término del contrato.

El abogado Jerry Flanagan, de la organización sin fines de lucro Consumer Watchdog y representante legal de los demandantes, explicó que la demanda tiene como objetivo que la corte declare en contra de modificar los términos durante la duración del contrato y que Blue Cross reembolse a sus clientes por los gastos médicos en los que han incurrido.

La demandante principal Janet Kassouf dijo que desde el 1 de mayo del presente año, Blue Cross incrementó el deducible de su póliza de 1,500 a 1,750 dólares y que fue informada que algunos medicamentos ya no serían cubiertos.

“Han ido demasiado lejos. Estoy cansada de tanto incremento año tras año, por 20 años. Incrementa las primas, los copagos y reducen los beneficios. Esto fue lo último, ahora quieren cambiar los beneficios mientras el contrato está vigente. Esto es demasiado”, dijo Kassouf con tono de indignación.

Ella tuvo cáncer de seno hace 13 años. Esto es considerado como una condición preexistente, por lo que desde entonces ha tenido que mantener su cobertura médica con Blue Cross, ya que ninguna otra aseguradora se quiere hacer cargo.

Kassouf y su familia tienen una prima mensual de 2,222 dólares. Esta aumentó en el último año un 22%. Kassouf paga más de 26,000 dólares al año en primas, 7,000 dólares de deducible por la familia, más los copagos en medicamentos o compra de medicinas que su plan ya no cubre.

“Cada dos meses pueden cambiar los beneficios sin aviso previo. Ellos nos pueden decir en cualquier momento que ya no tenemos algún beneficio y no hay nada que nosotros podamos hacer… estoy segura de que hay muchos casos como el mío”, aseveró Kassouf.

Flanagan señaló que cuando una persona compra cobertura médica, espera que el contrato sirva para establecer los beneficios que recibirá durante la vida del contrato.

“Cuando los consumidores optan por un plan de salud toman en consideración el precio y la cobertura que recibirán; si a Blue Cross se le permite incrementar sus ganancias modificando los precios y reduciendo la cobertura cada dos meses, entonces el contrato no sirve. Es un papel que no vale nada y que solo obliga a una de las partes a cumplir con los términos”, dijo Fanagan.

Desde el punto de vista legal, según Flanagan, este tipo de cambios unilaterales son una violación al contrato y va en contra de las provisiones de las leyes estatales.

“No sabemos con exactitud cuánto dinero la compañía tendría que reembolsar. Estamos hablando de miles de personas que desde el 1 de mayo fueron obligadas a recibir menos beneficios y/o a pagar deducibles más altos bajo un contrato ilusorio”, señaló Flanagan.

En la carta enviada a los clientes de Blue Cross sobre los cambios a mitad del año de las pólizas, la empresa aseguró que eran necesarios para proteger a los miembros de incrementos en las primas.

Por su parte, Darrel Ng, portavoz de Anthem Blue Cross, dijo a La Opinión que la empresa trabaja para frenar los incrementos a los costos médicos a fin de poder ofrecer precios asequibles a los usuarios.

“Los planes de salud son altamente regulados en el estado y todos los cambios fueron hechos con conocimiento y con la aprobación de los reguladores estatales”, declaró Ng.

Datos públicos indican que Blue Cross pagó 525 millones de dólares de dividendos a sus accionistas en el 2010.

Alrededor de la web