Calderón busca reforzar relación

Uruguay viene a conformarse en un socio estratégico en el Mercosur

GUADALAJARA, México, (EFE).— Los gobiernos de México y Uruguay suscribieron ayer en Guadalajara un Plan Estratégico de Cooperación que pretende afianzar sus lazos bilaterales y llevarlos más allá de lo comercial.

Durante la visita de Estado que realiza a México el presidente de Uruguay, José Mujica, los cancilleres de ambos países, la mexicana Patricia Espinosa y el uruguayo Luis Almagro, suscribieron el documento al término de una reunión entre las dos comitivas.

Tras la firma, el mandatario mexicano, Felipe Calderón, recordó que la entrada en vigor el pasado 21 de septiembre del Acuerdo de Asociación Estratégica (AAE) entre ambos países ha sido “un paso de la mayor relevancia hacia una más sólida relación con Uruguay y con los países de Sudamérica”.

“Este instrumento nos permitirá avanzar más allá de la cooperación económica y hacia el intercambio de experiencias en política internacional, en educación, en cultura y en otros temas”.

Explicó que en marzo de 2012 se celebrará en Montevideo la primera reunión del consejo de la AAE, que coordinará las acciones de ambos Gobiernos para reforzar sus vínculos.

Calderón destacó que Uruguay “es el socio estratégico de México en el Mercado Común del Sur (Mercosur)”, que integran además Argentina, Brasil y Paraguay, y que tiene a Venezuela en proceso de incorporación, y celebró el creciente comercio que ya se está dando entre ambos países.

Recordó que ambos países mantienen desde hace siete años un Tratado de Libre Comercio (TLC), que ha facilitado que el comercio bilateral pase de 136 a 441 millones de dólares entre 2003 y 2010.

“Sabemos que esa fructífera relación puede y debe crecer mucho más”, que hay que avanzar “hacia una mayor liberalización del comercio”, agregó el gobernante, quien sostiene que “aún existen muchas oportunidades de negocio para los sectores empresariales” en sectores como los de ganadería, alimentos agropecuarios y lácteos, entre otros.

Datos del Banco de México señalan que el 99 % de las exportaciones mexicanas a Uruguay son manufacturas, principalmente automóviles, componentes y televisores, mientras que México importa de Uruguay un 72 % de productos elaborados con madera, pieles y textiles, y un 27 % de alimentos.

En su turno, Mujica ofreció su país como plataforma para unos lazos más estrechos de México, no nada más en el ámbito bilateral, sino con el resto de Sudamérica.

“Quisiéramos ser, hasta donde las fuerzas nos den, un elemento de vínculo entre esta formidable República y las no menos formidables del Sur, para multiplicar la presencia latinoamericana y defenderla en el mundo”, agregó.

El presidente agradeció “la apertura política” del gobierno mexicano, una actitud que permite “vaticinar que las relaciones diplomáticas, políticas y comerciales se van a ir multiplicando casi naturalmente” en los meses venideros para dar formar a los acuerdos estratégicos alcanzados.

Señaló que Uruguay es una sociedad “que quiere abrirse económicamente buscando aliados y mercados”, pero también “buscando relaciones y entendiendo que las relaciones van más allá de los negocios de corto plazo”.

Finalmente, expresó su deseo de que la alianza con México sirva para “defender el trabajo de los uruguayos, porque si no se logra buena inserción, diplomacia y establecer alianzas de empresa a empresa, de hombre a hombre (…), se está atentando contra el desarrollo y la vida de los trabajadores que hay en una sociedad”.

Mañana concluirá el viaje de Mujica a México con una visita a un centro especializado en tecnologías de la información, un almuerzo con empresarios y una reunión con Emilio González, gobernador del occidental estado de Jalisco, cuya capital es Guadalajara.

También está previsto que el mandatario de Uruguay asista a la firma de un acuerdo de cooperación entre el Consejo Agropecuario de Jalisco y el Instituto Nacional de Carne uruguayo.

Mujica viaja acompañado por los ministros de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo; de Industria, Roberto Kreimerman, y de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, además del canciller Almagro.