Sin fecha límite para el desalojo

Eso asegura Villaraigosa sobre el campamento angelino, mientras los indignados anuncian dos marchas para hoy

Mientras en varias ciudades del país se ha recurrido al uso de la fuerza pública para desmantelar los campamentos del movimiento Occupy Wall Street, en Los Ángeles no hay fecha límite para su desalojo y se busca una salida pacífica y consensuada, recalcó el alcalde Antonio Villaraigosa.

“No hay fecha límite, no sé qué parte de la Primera Enmienda no entienden, ellos tienen el derecho de protestar, de hecho ayer (el martes) la Corte Suprema en Nueva York estableció que tienen ese derecho y yo respeto ese derecho”, comentó ayer Villaraigosa al ser abordado por La Opinión luego de dar un discurso en UCLA sobre la creación de empleos.

Recalcó que no ha establecido ninguna fecha tope para el desalojo de los jardines del City Hall, y que por el contrario se ha creado un proceso de entendimiento con los comités de Occupy L.A.

“Deberíamos ser muy cuidadosos en tomar una posición que niegue el derecho de la libertad de expresión”, apuntó.

¿Qué hará para evitar una confrontación violenta?, se le preguntó al alcalde.

“Hemos hecho todo lo que podemos para respetar su libertad de expresión y derecho de asamblea, pero debemos dejar en claro que hay que tener un balance para proteger la salud pública, la seguridad pública y la propiedad pública y privada, si en algún punto no podemos controlar eso…, por ahora creo que hemos hecho el mejor trabajo en el país de asegurar que las cosas estén en paz ahí”.

Occupy Wall Street es un movimiento de indignación y lucha para cambiar el sistema financiero y las prácticas abusivas de corporaciones que han recibido millones de dólares de los contribuyentes, mientras que el 99% de la población padece de la crisis económica al perder sus viviendas y empleos.

Villaraigosa aseguró que cuentan con ideas muy concretas para dar una salida pacífica a los manifestantes, ya que no pueden quedarse en los jardines del City Hall de manera indefinida.

“Pero francamente no podría discutirlas con ustedes, porque debilitaría nuestras muy productivas conversaciones, tengo que estar enfocado en continuar el proceso que ha demostrado resultados”, mencionó.

Por su parte, a través de las redes sociales y de su sitio en Internet, el movimiento de Occupy L.A. respondió a la advertencia que han lanzado las autoridades de que no se podrán quedar ahí de manera indefinida.

“Apenas hemos empezado nuestra misión. Si los ocupantes de Los Ángeles eventualmente salen de City Hall, sería debido a que la conclusión de Occupy L.A. es que nuestro trabajo podría ser hecho de manera más eficiente en otro lugar”, estableció el comité de relaciones públicas de los indignados.

Y mientras se decide si salen, se quedan o desalojan, con el apoyo de sindicatos y organizaciones comunitarias hoy se estarán llevando a cabo dos marchas en contra de corporaciones bancarias en el centro de Los Ángeles que advierten de un caos vial.

La primera, convocada por Good Jobs L.A., se concentrará a las 7:00 de la mañana en el distrito financiero, frente al Bank of America de las calles Tercera y Hope, para partir a la Cuarta y Figueroa, por lo que los automovilistas que transitan durante la mañana por la autopista 110 encontrarán cerradas varias calles.

Los activistas de esta marcha han advertido que llevarán a cabo actos de desobediencia civil y están dispuestos a que los arresten con tal que su voz en contra de la avaricia de los bancos sea escuchada.

La segunda marcha, convocada por el sindicato SEIU, será al mediodía partiendo del City Hall rumbo a las oficinas de Wells Fargo en el distrito financiero.

Estas dos movilizaciones son parte del Día de Acción Nacional que Occupy Wall Street estará llevando a cabo en múltiples ciudades del país.