Marcas para la educación

Padres y escuelas acogen programa Box Tops for Education, aunque no todos optan por participar

Desde hace año y medio, cada vez que Érica Espinoza va a tirar una caja a la basura se fija muy bien que no le falte ningún cupón por recortar. De lo contrario, sabe muy bien que estaría desperdiciando dinero que podría llegar a la escuela de su hijo, pues cada etiqueta tiene un valor de 10 centavos. Y cuando se junta muchas etiquetas, el dinero puede hacer una gran diferencia.

Esta madre desconocía el programa Box Tops for Education hasta que su hijo comenzó el año pasado el preescolar en la primaria Robert Kennedy de Los Ángeles. Allí supo que comprando ciertas marcas y productos cuando hace la compra en el supermercado podría ayudar además a que la escuela reciba más fondos.

“Ahora cuando hago la despensa procuro comprar siempre productos que participan en este programa, para recaudar el mayor dinero que se pueda para la escuela”, dijo.

La última vez entregó a la escuela 310 etiquetas, lo que supone 31 dólares en solo un mes.

“Hasta les digo a mis familiares que me den cupones para juntarlos de las cosas que ellos compran”, indicó Espinoza.

El programa Box Tops fue iniciado en 1996 por General Mills, una de las más grandes productora de productos alimenticios del país, y otorga dinero a las escuelas que participan a través de los cupones que los padres de familia recortan. La lista de 240 productos disponibles se compone principalmente de marcas de General Mills, que abarcan desde cereales y pizza congelada hasta mezclas para pasteles, jugos y salsa picante embotellada.

Desde que lanzó el programa, General Mills ha otorgado más de 400 millones de dólares a escuelas de todo el pais, 59 millones tan solo en el curso pasado.

“Pueden usar el dinero para lo que quieran, sea para comprar libros para la biblioteca, computadoras, instrumentos científicos, hacer viajes fuera de la escuela o incluso para personal”, explicó Zack Ruderman, director de Box Tops, que vino a Los Ángeles al inicio del curso para promover la participación de padres locales en el programa

“Eso es lo bueno que tiene este programa, que no hay restricciones para lo que necesites gastar los fondos”, comentó Cora Watkins, directora de la primaria State en South Gate, que el curso pasado recaudó más de 2,000 dólares y en este se han propuesto como meta llegar a los 2,600.

“El dinero viene muy bien teniendo en cuenta los recortes de presupuesto que tenemos las escuelas. Los fondos que recibimos del estado están limitados a ser usados en ciertas cosas. En cambio, este dinero de Box Tops lo podemos emplear en recompensar a voluntarios, dar premios a los estudios e incluso en el programa de lectura a domicilio que tenemos en la escuela, que de otra forma no podríamos con el dinero público”.

Algunos detractores del programa, sin embargo, dicen que Box Tops for Education es una estrategia de mercadeo para que General Mills anuncie sus productos dentro de las mismas escuelas, y que podría estimular a familias a consumir productos procesados altos en sodio, azúcares y preservativos.

Ese es el argumento de Michele S, una madre de cuatro pequeños de Las Vegas que este año tuvo que explicarle a su hijo menor por qué la familia no participaría en el programa de Box Tops.

Pero en muchas escuelas, algunos padres ven al programa como una buena oportunidad de ayudar a sus escuelas cuando compran un producto que consume con cualquier regularidad. Según el programa, el tipo de producto más empleado para Box Tops es el cereal de desayuno.

“Cuando comenzamos hace 13 años, la escuela tenía 1700 estudiantes y recaudábamos entre 300 y 600 dólares”, dijo María García, coordinadora del programa en la primaria State. “Y ahora que tenemos solo 670 alumnos, estamos recaudando más de 2,000 dólares. Prácticamente todos los padres están participando porque se han dado cuenta de la importancia que es recaudar fondos en tiempos donde hay muchos recortes”.