‘Carwasheros’ de Chicago protestan pero aún no se organizan

No les pagan el salario mínimo ni horas extra y los obligan a compartir las propinas.

Chicago.- Un grupo de trabajadores del Little Village Car Wash, empresa dedicada al lavado de automóviles, decidió protestar por supuesta explotación laboral a manos de su patrón, por no pagarles el salario mínimo ni horas extra, y por obligarlos a compartir propinas que no les alcanzan para vivir.

Uno de los trabajadores es Carlos Ruiz, quien además de asegurar que ganaba mucho menos que el salario mínimo también perdió su dedo pulgar derecho en un accidente laboral.

En días pasados un grupo de activistas de la organización laboral Arise Chicago realizó una manifestación en el estacionamiento del lavado de autos citado, situado en la Cermak y la Rockwell, en La Villita, en apoyo a Ruiz y otros trabajadores.

Ruiz trabajó para dicha compañía por temporadas desde el año 2000. Primero operaba la máquina de lavado automático y afirmó que le pagaban un sueldo semanal “arreglado” muy por debajo del salario mínimo de $8.25 la hora, y que nunca le pagaban horas extra.

Según dijo Ruiz a La Raza, no tenía sueldo base. Si estaba en la máquina ganaba $5.25 por carro, trabajaba de 8 de la mañana a 8 de la noche, con un día descanso y sólo tenía tiempo de almorzar cuando no había carros, contó.

Pero después las cosas cambiaron… sólo para empeorar. En enero de 2005 se accidentó cuando le hacía mantenimiento al equipo.

“Estaba poniendo la cadena que jala los carros y un muchacho prendió la máquina”, narró. Ruiz se rebanó el pulgar derecho y fue llevado al hospital Mt. Sinai. Después tuvo que empezar a lavar carros a mano, como los demás, y señaló que solo le pagaban con las propinas.

“Cuando me iba bien eran $40 por día, pero a veces sólo $10 porque teníamos que repartirlo”, dijo.

Además el dueño nunca quiso hacerse cargo de los gastos médicos del accidente laboral, indicó. “No tiene ‘aseguranza’ para sus trabajadores. Ni los pasa en la nómina”, añadió Ruiz, quien interpuso una demanda buscando indemnización por accidente laboral.

El hombre fue despedido el pasado 3 de septiembre cuando, aclaró, una clienta aspiraba su carro y sacó un contenedor plástico con jabón líquido y lo tiró a la basura. Ruiz lo recogió y fue cuando el ‘manager’ lo vio y lo acusó de robar el jabón.

Otro trabajador que participó en la manifestación fue Martín Montoya. Trabajó un año y medio en el Little Village Car Wash y fue despedido hace tres meses, “sin razón”, afirmó.

Montoya indicó que ganaba entre $10 y $15 al día por propinas repartidas.

“A veces ni para comer, ni para el ‘lonche’. A veces nomás venían dos carros en todo el día. Yo me quería ir a la casa y le decía al manager ‘ya está feo el clima, no va a venir nadie’. Pero te quería tener aquí. A veces te reclamaba como si te estuviera pagando y te amenazaba que si no te gustaba, ahí estaba la puerta bien grande”, narró Montoya.

La Raza también intentó obtener la versión del dueño del ‘carwash’, Octavio Rodríguez, pero éste no devolvió las llamadas.

Los activistas de Arise insisten en presionar porque los lavaderos de carros mejoren sus prácticas laborales e incluso impulsan una colaboración con el sindicato United Steelworkers.

En meses pasados, Ruiz se reunió con organizadores de Arise Chicago y del United Steelworkers. Según Micah Uetricht, de Arise, los del sindicato entraron en shock cuando supieron cuánto estaban ganando estos trabajadores aquí.

“Hemos encontrado un nivel de explotación laboral sin precedentes en los ‘carwash’ de Chicago. Salarios por debajo del mínimo, nada de pago por ‘overtime’, cero precauciones de salud y seguridad ocupacional ni entrenamiento para manipular químicos. Son condiciones muy explotadoras”, argumentó Uetricht.

La situación parece estar cambiando alrededor del país, con cada vez más demandas interpuestas contra las compañías, las cuales están siendo investigadas desde 2008.

En octubre de 2010, los operadores del Broadway Bridge Car Wash, situado en el norte de Manhattan, Nueva York, llegaron a un acuerdo judicial con el Departamento de Trabajo de Estados Unidos. Fueron obligados a desembolsar casi $2 millones por no pagar el salario mínimo, ni pagar ‘overtime’ ni propinas justas a docenas de empleados a lo largo de cinco años, reportó la revista ‘Crain’s’.

En Santa Mónica, California, la Fiscalía de California demandó a la empresa Bonus Car Wash el año pasado, exigiendo $6 millones en salarios atrasados para sus empleados y multas. En octubre pasado y después de dos años de lucha, los trabajadores celebraron haber formado el primer sindicato de ‘carwasheros’ del Sur de California, reportó el ‘Los Angeles Times’.

Ahora tendrán un aumento del 2%, 10 minutos de descanso, agua y les pagarán por todo el tiempo que permanezcan en el lugar de lavado de autos, y no sólo a partir de que llegue el primer carro, como sucedía antes, se informó. El contrato que firmaron con la empresa establece un procedimiento para escuchar las quejas laborales, crea reglas sobre salarios y horarios y exigirá que cualquier nuevo dueño del ‘carwash’ siga estas reglas. Los precios no aumentarán para los clientes, se aclaró.