Se fijan en cura al llegar a 300

Mallorca prepara tricentenario del misionero Serra

Poco conocido en Estados Unidos y detestado por los nativos de California, el Fray Junípero Serra es un raro hispano considerado “padre de la patria” en este país.

Un largometraje, un documental, dos programas de TV y una plataforma multimedia conmemorarán el 300 aniversario de su nacimiento, que se cumple el 24 de noviembre de 2013, e intentarán recuperar la controvertida figura del cura mallorquín.

El proyecto audiovisual conjunto de las productoras La Periférica y Tresques Comunicació, que fue presentado ayer en Palma de Mallorca, en las Islas Baleares, se desarrollará a lo largo de los dos próximos años, hasta alcanzar el día del aniversario, y cuenta con el apoyo de la Asociación de Amigos de Fray Junípero Serra, la Mallorca Film Comission y el Cluster Audiovisual de Baleares (CLAB).

La intención de los responsables del proyecto es dar valor y difundir la figura del padre Serra, “muy desconocida en España y no lo suficientemente valorada en Estados Unidos o México”, según han señalado en la presentación de la iniciativa.

Fray Junípero Serra, nacido en Mallorca en 1713, zarpó desde Cádiz hacia “Nueva España”, con patente de misionero franciscano, el 28 de agosto de 1749 y ya nunca regresaría a su isla natal.

En la alta California, fundó entre otras las misiones de San Diego de Alcalá, San Carlos Borromeo de Carmelo, San Gabriel Arcángel, San Luis Obispo de Tolosa, San Francisco de Asís y San Juan de Capistrano, que con el tiempo se convertirían en ciudades como San Diego y Los Ángeles.

Hoy en día, la mayoría de estas misiones son Patrimonio Mundial de la UNESCO y forman parte de una red viaria que recorre Estados Unidos y México.

Una vieja ruta denominada “Camino Real” enlaza la misión de San Francisco Solano, en Sonoma, al norte de California, con la de San José del Cabo, al sur, recorriendo más de 600 millas de costa bañada por el Pacífico.

Conocido con el apodo de “el viejo”, el propio fraile tenía 51 años cuando recorrió California al servicio de la Corona y la Iglesia españolas, haciendo casi todo el trayecto a pie.

Juan Pablo II beatificó a Serra -el paso previo a ser elevado a santo- pese a objeciones de los descendientes de los indios de las misiones, que aseguran que los pobladores nativos de California fueron explotados por los misioneros españoles del siglo XVIII.

Fray Junípero Serra falleció en la misión del Carmel de Monterey en 1784, donde se conservan sus restos, y es el único personaje español que figura en el National Statuary Hall del Capitolio de Washington como uno de los nombres ilustres (dos por estado) inmortalizados con un monumento.

La iniciativa de crear cuatro grandes proyectos audiovisuales basados en la figura del fraile de Petra busca financiación y la implicación de las instituciones autonómicas y estatales, pero también de Estados Unidos y México, por lo que sus responsables han iniciado ya contactos para darle impulso.