Relevo corto, riesgo largo

Los contratos multianuales en relevistas tienen un mal historial en las Grandes Ligas

NUEVA YORK.- Que los Angels se lo piensen para dar al joven Jordan Wolden su posición de taponero titular es comprensible. Y que en Dodgers hagan fuerza para que Jonathan Broxton regrese sano de vacaciones, también se entiende.

Todo porque, como si fuera moda, el mercado de los relevistas ha probado desajustes y tendencias que ya preocupan.

Son caros los buenos relevistas y por ese motivo a los equipos con un presupuesto limitado quizás se les haga difícil reforzar el bullpen.

Agregar a un relevista de calidad ha requerido mucho más dinero en las últimas temporadas que en épocas anteriores y se espera que siga así.

Pero, dado la inconsistencia a la que son propensos, ¿valdrá la pena darle a un relevista un contrato largo y jugoso?

“Probablemente sea la inversión más arriesgada, si se trata de un contrato a largo plazo”, dijo el exgerente general de Indios y Rangers, John Hart. Los clubes están conscientes de los riesgos.

El contrato de tres años y 21.5 millones que firmó Armando Benítez con los Gigantes antes de la campaña del 2005 es un ejemplo de un fracaso. Pero los gastos no han disminuido.

El año pasado, Joaquín Benoit firmó con Detroit por tres años y 16.5 millones. Su contrato allanó el camino para que Jesse Crain, Scott Downs y Matt Guerrier consiguieran acuerdos de tres años valorados entre 12 y 15 millones. Y Rafael Soriano pactó por tres años y 35 millones con los Yanquis para ser “set-up” de Rivera.

Los Gigantes invirtieron temprano para retener a los relevistas zurdos Javier López y Jeremy Affeldt. El boricua López, de 34 años, renovó con San Francisco por dos años y 8.5 millones; los Gigantes también ejercieron la opción de 5 millones de Affeldt.

“Uno de nuestros puntos fuertes fue el bullpen.Nos mantuvo en muchos juegos en los cuales nuestros bates no estaba produciendo y nos dio tiempo para anotar tarde en los partidos”, dijo Bobby Evans el vicepresidente de operaciones de los Gigantes, Bobby Evans.

En esta temporada baja, los taponeros han vuelto a ser el foco de atención.

Jonathan Papelbon recibió un acuerdo de cuatro años y 50 millones de Filis y los Rangers firmaron a Joe Nathan por dos años y 14.5 millones con un opción de 9 millones para el 2014.

Ryan Madson, Francisco Rodríguez, Heath Bell, Francisco Cordero y Frank Francisco, entre otros, están en posición de recibir grandes contratos.

El gerente general de los Medias Rojas, Ben Cherington, quien ahora enfrenta la tarea de reemplazar a Papelbon, dejó en claro su preferencia: “Entre más corto, mejor”.

Y el gerente general de los Filis, Rubén Amaro Jr., reconoció el riesgo de dar un contrato de largo plazo cuando habló acerca de firmar a Papelbon.

“Cuatro años es un poco inquietante, pero tratándose de un jugador con experiencia y éxito, a veces tienes que ceder para conseguirlo”, dijo Amaro

Otros relevistas han conseguido contratos más cortos y de menos cantidad.

Hart destacó como ejemplo a los Diamondbacks, que firmaron a J.J. Putz por dos años y 10 millones, y a los Rays, que le otorgaron a Kyle Farnsworth un año y 3.25 millones.

“Creo que los mejores acuerdos con los cortos. Quizás tengas que pagar un poco más para poder competir”, dijo Hard.

“Creo que a largo plazo, darle 4 años como en el caso de algunos de estos muchachos es tremendo riesgo”, indicó.