DESDE MI TV

No sé si se los productores son tontos o realmente subestiman la inteligencia del público que sintonizan sus programas.

En La rosa de Guadalupe, el fin de semana se emitió un episodio en el que una adolescente de 12 años quedó embarazada tras haber sido violada.

La trama se enfocó en la pelea social entre la madre, la madrina, la jovencita y hasta la maestra de esta por decidir que hacer con el embarazo. La futura madre decide tener y quedarse con el bebé.

Y al final, en un mensaje enviado por una narradora se asegura que cada mujer es libre de decidir si quiere o no abortar voluntariamente. Pero unos segundos después y dentro del mismo mensaje, la misma voz asegura que la mejor decisión es siempre la vida.

Lo único que no se mencionó al final fue si alguna diócesis católica u otra religión patrocinó el episodio. Y eso que la televisión es solo para entretener.

En los días festivos, no hay nada más triste que prender la televisión de habla hispana. Quizá esta causa la temporada de depresión que inicia en estas fechas…

Lo que reinó durante el fin de semana de Acción de Gracias fueron programas repetidos con casi un año de antigüedad como Premios Lo Nuestro o el de TVyNovelas.

Realmente las clásicas películas de Cantinflas son lo más rescatable, por el carisma del fallecido actor Mario Moreno, a pesar de que estas en promedio han sido vistas en más de una ocasión por cada hispano en su vida.

Las televisoras saben que las familias estarán reunidas en sus casas, así que lo mejor sería que ofrecieran algo diferente, como una película reciente y de calidad o lo mejor de sus programas de investigación, que quizás la audiencia no pudo ver pero vale la pena volver a transmitir. Lo mejor será rentar películas para cuando llegue la Nochebuena y Navidad.