Cotto ansía subir al ring

El boricua afirma que no respeta a Margarito y que el sábado se vengará

NUEVA YORK.- Miguel Ángel Cotto ha perdido todo respeto hacia Antonio Margarito, según expresó el campeón mundial de las 154 libras tras su entrenamiento para la prensa, ayer, en un gimnasio del Bajo Manhattan.

“Él conoce mis sentimientos hacia él. Sabe que no hay ningún tipo de respeto hacia él. Y mis puños, mis acciones y mi manera de pelear el sábado hablarán por sí solos”, indicó el campeón mundial boricua.

“No odio a nadie en mi vida”, agregó “El Orgullo de Caguas”, y enseguida explicó porqué no respeta a Margarito.

“Porque él no respetó mi salud, él no respetó las reglas de este deporte, ¿y porqué yo tengo que sentir respeto hacia él?”, preguntó, en clara alusión a que el excampeón mexicano habría usado algo parecido al yeso en su vendaje cuando le arrebató el fajín welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en julio de 2008 en Las Vegas.

El sábado, en el Madison Square Garden, se dará la revancha. En esta ocasión Cotto volverá a exponer su cetro, ahora el del peso superwelter de la AMB.

Pero el boricua -que no ha perdido en la “Meca del Boxeo”, donde acumula marca de 5-0- se muestra seguro de que esta vez el resultado será diferente al del primer duelo, que terminó con nocaut técnico en el undécimo asalto.

“Estamos enfocados, tranquilos con esta nueva oportunidad, y muy seguros de lo que va a ocurrir el sábado”, indicó el cuatro veces campeón mundial en tres diferentes divisiones.

Cotto dijo que no importa cómo termine el duelo, pero no tiene duda de ganará.

“Cada pelea es diferente. No sabemos qué suceda en el ring, simplemente me preparé para lucir bien, para estar bien en la pelea, sé que así será y… Miguel Cotto será el victorioso”, prometió el campeón mundial tras una extenuante práctica en el gimnasio Trinity Boxing.

¿La clave para ganar?

“No cometer los errores de la pasada pelea; en ello trabajamos y estamos muy seguros de obtener la victoria”, destacó el puertorriqueño, quien cumplió 31 años el 29 de octubre,

“El punto clave será capitalizar cada error que él pueda cometer. Hemos trabajado para los 12 rounds, y si nos vamos antes mucho mejor”, acotó.

Margarito asegura que volverá a arrebatarle el título.

“Eso lo veremos”, dijo el campeón, quien señaló que la afición verá a “un Miguel Cotto más maduro”.

Después de destacar que jamás ha puesto excusas, Cotto espera que Margarito admita que hizo trampa la primera vez que le ganó.

“Yo he aceptado mi derrota como un hombre, y lo que él hizo lo tiene que aceptar como hombre para que queden las cosas claras. Él sabe que lo usó [el yeso en el vendaje, como lo descubrieron previo a la pelea con Shane Mosley] y no queda más que hablar”, indicó.

Dada la animosidad con su oponente, puesta de manifiesto especialmente durante la promoción de la cartelera del sábado, Cotto negó que llegará al combate con una motivación personal extra.

“Hemos dejado cada situación en su encasillado y hemos seguido caminando… Hemos trabajado más que nada para ganar, y así será”, señaló.

Cotto negó que sacará provecho de la vulnerabilidad del ojo derecho de Margarito, que en un año se ha sometido a dos delicadas cirugías: una para reparar la rotura del hueso orbital sufrida en la derrota ante Manny Pacquiao en noviembre de 2010; y en mayo, por el problema de la catarata.

“Vamos a hacer nuestro trabajo habitual, para lo que hemos estado ensayando durante estos dos meses y medio de entrenamiento”, dijo.

Ante las declaraciones de Margarito de que en su primer combate no sintió su pegada, Cotto dijo que sólo espera que el mexicano “explique de dónde provino la hinchazón que tenía en su rostro”.

El cagüeño dijo que el revés ante Margarito quedó atrás.

“Si no hubiera trabajado [mentalmente] en ello, no estuviera aquí, no habría seguido mi carrera”, señaló, al tiempo que expresó su satisfacción de tener “esta oportunidad”.

“Es otro capítulo en mi carrera y lo vamos a enfocar con la misma responsabilidad”.

Asimismo, Miguel Cotto destacó la buena relación con su nuevo entrenador, el cubano Pedro Luis Díaz, a quien conoce desde su época de aficionado y con quien resalta que ha tenido “una buena química”.

Tras sudar la gota gorda, pasar por la caminadora, saltar la cuerda, trabajar en el ring y con el saco, Cotto indicó que él cumple el plan trazado por Díaz, por más exigente que sea, siempre con la victoria en mente.

“No hay que esperar menos, es una gran pelea, una que el público estaba esperando, y estamos preparados”, dijo Cotto.

“Sí, ha sido algo diferente a lo que estábamos acostumbrados a hacer, pero dicen que pequeños cambios traen grandes dividendos”, agregó.

“Pedro es un estudioso del deporte; él sabe que es su primera gran pelea como entrenador de un boxeador profesional, pero confío en Pedro, lo conozco desde hace muchos años y sé que de la mano de él vamos a obtener la victoria”, añadió Cotto, quien dijo que no tiene problemas con el peso y sólo espera que llegue la hora de subir al ensogado.

“Será una gran noche puertorriqueña”, sentenció Cotto.

nube.urgiles@eldiariony.com