Hacen justicia a campesinos de Fresno

82 trabajadores logran acuerdo por violaciones laborales en campo

SACRAMENTO.- Casi un millón de dólares serán repartidos entre 82 trabajadores del campo de Fresno como compensación por haberles hecho trabajar por años con salarios por debajo del mínimo, obligarlos a comprar sus propias herramientas de trabajo, no darles descansos y no pagarles horas extras.

El pasado 23 de noviembre, la juez Lawrence J. O’Neill del Distrito Este de California aprobó un acuerdo entre Regino Primitivo Gómez, uno de los trabajadores demandantes, representado por los abogados de la organización California Rural Legal Assistance (CRLA) llegaron a un acuerdo por 915 mil dólares con la compañía empleadora H&R Gunlund Ranches Inc. por violaciones a las leyes estatales y federales.

Felicia Espinosa, abogada de CRLA explicó que presentaron la demanda en noviembre de 2009 primero en una corte estatal y luego federal antes de llegar a un acuerdo con la compañía la semana pasada.

“Vamos a entregar el dinero a los trabajadores para Navidad”, dijo la abogada Espinosa quien explicó que la mayor parte son indígenas mexicanos cuyas familias trabajaban en los viñedos de la compañía.

Efraín Camacho también de CRLA explicó que a los trabajadores, la compañía Gunlund les hacía comprar el material de trabajo en el campo, les daban apenas diez minutos de descanso en jornadas de 10 y 12 horas, además de que no les pagaban horas extras.”Uno de los acuerdos alcanzados es que esta compañía por mandato judicial tendrá en los próximos tres años que cumplir con todas las leyes laborales”, expuso.

Regino Primitivo, uno de los trabajadores que es parte de la demanda dijo que por podar y amarrar un viña les pagaban 26 centavos cuando lo justo era que les pagaran 26 centavos sólo por la poda de una viña. “Cada vez nos empezaron a rebajar más el precio, y hablamos con el patrón, y él nos dijo que si no estábamos satisfechos nos podíamos ir a la casa”, recordó.

Ceferino Fernández quien trabajó siete años con la compañía, dijo que se sentía contento por el acuerdo alcanzado.”Estoy un poquito contento”, precisó.

Mark Talamantes, una abogado de la firma Talamantes, Villegas, Carrera de San Francisco que también representó a los trabajadores dijo sentirse muy orgulloso de que los campesinos hayan dado un paso para defender sus derechos. “Con todas las probabilidades en contra, se enfrentaron contra un empleador muy poderoso, fue como David contra Goliat. Así que los empleadores que piensan que pueden explotar a los más débiles deben tomar nota de este caso”, indicó. Los abogados de Gunlund, compañía que siembra uvas y almendras no estuvieron disponibles para comentar.