Cain declina a luchar por candidatura

El republicano se aparta tras escándalos extramaritales y su baja de popularidad
Cain  declina  a luchar por candidatura
Herman Cain dice adiós a la candidatura republicana ante un grupo de seguidores en su cuartel general en Atlanta.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C. (EFE).- Herman Cain anunció ayer que abandona la lucha por la candidatura republicana para las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2012, tras una semana de conjeturas y un descenso de popularidad en las encuestas, después de que se revelaran varios escarceos amorosos extramatrimoniales.

El aspirante republicano hizo el anuncio en Atlanta, Georgia, ante más de un centenar de seguidores, en lo que se esperaba iba a ser una fiesta para inaugurar el cuartel general de su campaña.

Acompañado de su esposa, Gloria, señaló que las “falsas acusaciones no probadas” en su contra han hecho un “tremendo daño” a su familia y “han desviado” su capacidad de presentar soluciones.

“Una de las primeras declaraciones que quiero hacer hoy [ayer] es que estoy en paz con mi Dios. Estoy en paz con mi esposa y ella está en paz conmigo”, dijo Cain, después de que el lunes Ginger White, una empresaria de Atlanta asegurara que mantuvo una relación extramatrimonial durante 13 años con el candidato.

Cain aseguró que convertirse en presidente de Estados Unidos era su “plan A”, pero que decidió “suspender” su campaña “por las continuas distracciones y el daño continuo causado a mi familia”.

“No porque no seamos luchadores, no porque no sea un luchador, sino porque cuando he evaluado el impacto en mi familia, primero, el impacto en ustedes, mis seguidores, así como el impacto en la habilidad para conseguir los fondos necesarios (…) hemos llegado a esa conclusión”, señaló.

“No voy a ser silenciado”, señaló Cain, que manifestó que no se da por vencido y que lanzará una nueva página política: TheCainSolutions.com. Además dijo que pronto anunciará a qué candidato ofrecerá su apoyo.

El empresario ha sido sometido a un intenso escrutinio desde que salieron a la luz el mes pasado acusaciones de acoso sexual en la década de los 90 cuando era presidente de la Asociación Nacional de Restauración y posteriormente una larga relación extramatrimonial.

El asunto fue aireado por la página Politico, que tuvo acceso a documentación que describe las acusaciones de dos mujeres que se quejaron de comportamiento “sexualmente sugestivo” de Cain.

Ambas firmaron acuerdos con el grupo de restauración para obtener compensaciones económicas a cambio de abandonar la asociación y mantener silencio, pero otras dos, Sharon Bialek y Karen Kraushaar, denunciaron públicamente a Cain en noviembre también por acoso, acusaciones que él negó reiteradamente.

Cain, único aspirante afroamericano para las primarias republicanas, que comenzarán en enero, se presentó a las elecciones como persona completamente ajena al mundo político y ha liderado las encuestas sobre la lista de los potenciales candidatos.

No obstante, esas supuestas acusaciones le han costado varios puntos en las encuestas de popularidad y ha caído desde el 23% registrado en octubre en la realizada por Des Moines Register hasta el 8% de la publicada ayer por Rasmussen.

Aun así continuaba el tercero entre los candidatos, solo superado por el expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich (38%), y el exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney (17%), según la encuesta de Rasmussen.

El candidato empataba con el legislador de Texas Ron Paul (8%) y se sitúa por delante del gobernador de Texas, Rick Perry, la legisladora Michele Bachmann y el exsenador de Pennsylvania, Rick Santorum, todos con un 4% de apoyo, y del exgobernador de Utah, Jon Huntsman, que cuenta con un 3%.