Navidad tequilera

La época navideña es literalmente deliciosa. Por tradición, cada familia crea su propio ambiente navideño, sus propios sabores y reparto de las tareas de preparación de la tarde de Nochebuena. Ya se sabe quienes son los cocineros, los que adornan las estancias de la casa poblándola de aromas y colores característicos, y quien es el cantinero asignado de la familia, que éste fin de año promete lucirse con tragos especiales de Navidad.

Una velada tequilera es lo que se impone cuando se tiene buen gusto y alma latina. Pero, ¿cómo ir más allá de las clásicas margaritas? Cuando se trata de tequilas de calidad (no olvide verificar que la botella indique “100% de agave”), sírvase un tequila blanco como aperitivo (tómese sin sal, sin limón y sin gestos); un tequila reposado durante la cena; y un tequila añejo “pa’l desempance”.

Antes échese una Navidad Extrema que se prepara con 1 onza de tequila blanco para conservar el sabor característico de la planta del agave. A un vaso largo con hielo agregue el tequila, ½ onza de licor de naranja, 2 onzas de jugo de arándanos y ½ onza de jugo fresco de lima. Agite ligeramente y diga “arriba, abajo, al centro y pa’dentro”.

Para paladares más dulces, lo apropiado es una Blanca Navidad que se hace con 45 ml. de tequila reposado o añejo, para aprovechar el sabor cálido de las maderas que queda impregnado en la bebida. En un tarro cervecero congelado, agregue 4 onzas de eggnog, ½ onza de licor de café hecho con tequila, y 1 onza de licor de whisky sobre hielo, mezcle suave diciendo: “Pa’ todo mal, éste animal; pa’todo bien, también”.

El licor de café hecho con tequila transforma sus tragos en una delicia para sus noches de invierno, imprimiéndole un sabor fuerte y cálido a la vez, como en el Toro Bravo, que se prepara con ½ onza de tequila reposado, 1½ onza de licor de café hecho con tequila y 1 espiral de limón para otorgar al trago un toque de frescura.

Y ya que hablamos de sensaciones fuertes ¡qué tal una Cucaracha! que lleva igual cantidad de tequila y licor de café hecho con tequila (1½ onzas), pero en vez de verterlo en un vaso alto como con el Toro Bravo, hágalo en una copa de 4 onzas: vierta y mezcle con elegancia. Enciéndalo con fuego y con un popote beba rápidamente.

¡Feliz Navidad!