Se elevan costos del DREAM Act

La LAO señala que costará $65 millones y no $14.5 como se dijo

SACRAMENTO.- El sueño de los estudiantes indocumentados de obtener ayuda financiera para ir a la universidad convertido en ley en octubre pasado saldrá tres veces más caro de lo planeado, según un nuevo reporte de la Oficina del Analista Legislativo (LAO).

El Departamento de Finanzas había estimado que 2,500 estudiantes calificarían para obtener las becas Calgrants a un costo de 14.5 millones de dólares por año, pero ahora la LAO dice que saldrá en 65 millones de dólares.

De acuerdo al reporte revelado por LAO, los Colegios Comunitarios podrían verse impactados con 15 millones de dólares al exentar del pago de colegiaturas a los estudiantes favorecidos con la ley AB131 del DREAM Act; la Comisión de Ayuda Financiera estima que el programa de becas Calgrants enfrentaría costos adicionales por 13 millones de dólares en el primer año. Para el 2016-17 serían 50 millones de dólares. Sólo administrar el DREAM Act les costará hasta 250,000 dólares al año.

Además la LAO dice que los estudiantes que son residentes podrían verse afectados para recibir ayuda financiera, porque las becas tendrán que compartirse ahora con los beneficiados por el DREAM Act.

Dan Savage, jefe del equipo de trabajo del asambleísta demócrata de Los Ángeles, Gil Cedillo, autor del DREAM Act, dijo que costará más al estado por el aumento de las colegiaturas universitarias. “Cada vez que los regentes de la Universidad de California y la Universidad Estatal de California anuncian el aumento de las colegiaturas, va a costar más el DREAM Act”, señaló.

El reporte de la LAO le llegó como caído del cielo al asambleísta republicano de Hesperia, Tim Donnelly, quien recaba firmas que le permitan poner en la boleta electoral de noviembre de 2012, una medida para que los votantes echen abajo la ley del DREAM Act.

Rigor Avelar, portavoz en el Norte de California de la campaña “Detengamos el DREAM Act” dijo que en un mes han logrado recabar más de la mitad de las casi 505,000 firmas que necesitan para calificar y aparecer en la boleta electoral.

Savage dijo que sin duda el reporte de la LAO aumenta los riesgos del DREAM Act y es un argumento conveniente para Donnelly, pero no les garantiza el éxito porque quienes lo rechazan son los mismos de siempre.

Avelar precisó que si el DREAM Act es echado abajo en noviembre de 2012 ya no habrá poder humano que lo levante. “Adiós al DREAM Act, ya no podrán apelar”, precisó.

Pero al mismo tiempo que Donnelly y su gente recaban firmas y hasta dan premios en efectivo a quienes más junten como lo hicieron el Día de Acción de Gracias cuando dio una tarjeta de regalo por 505 dólares, el asambleísta demócrata de Los Angeles, Felipe Fuentes lanzó una iniciativa para recolectar firmas para que un millón de inmigrantes indocumentados que viven en California puedan trabajar sin temor a ser deportados a través de un programa piloto por cinco años

Fuentes dijo que necesitarán 504,760 firmas para calificar y aparecer en la boleta electoral de noviembre de 2012 con el Acta de Oportunidad y Prosperidad de California (COPA).

“Esa medida creará cerca de 325 millones de dólares en nuevos impuestos de los trabajadores indocumentados, y tenemos el apoyo de republicanos, independientes y moderados, y en una elección donde se espera una gran participación, creemos que es el mejor momento para poner esta iniciativa”, señaló Fuentes a La Opinión.

Por su parte, el republicano John Cruz, quien fuera secretario de nombramientos del ex gobernador Arnold Schwarzenegger y quien apoya el esfuerzo de Fuentes dijo que “tiene sentido que la gente establecida en California por años como los trabajadores y propietarios de negocios contribuyan completamente a la sociedad como contribuyentes”.

Para ser elegibles al programa que Fuentes quiere impulsar, los inmigrantes deberán no tener antecedentes criminales o ser sospechosos de terrorismo; saber inglés; pagar una cuota, proveer una foto y haber vivido en California desde el 1 de enero de 2008.