Investigarán manejo de cortes eléctricos

PUC analizará cómo reaccionó SCE tras la tormenta de viento

Investigarán manejo de cortes eléctricos
Un ciprés de 75 pies de altura aplastó una camioneta en Highland Park durante la tormenta de viento de la semana pasada.
Foto: Aurelia Ventura / La Opiinión

La Comisión de Servicios Públicos (PUC) del estado informó ayer que estaba investigando los cortes eléctricos masivos ocurridos en el Sur de California luego de la tormenta de viento que tuvo lugar la semana pasada.

Paul Clanon, director ejecutivo del organismo, afirmó que analizaría la causa de los cortes, el nivel del personal y el tiempo que le llevó al servicio público responder a las llamadas asociadas con la seguridad efectuadas por los usuarios.

“Determinaremos si Southern California Edison (SCE) cumplió con todos los requisitos de seguridad e hizo todo lo posible para evitar los cortes, además de establecer si está dando ahora todos los pasos necesarios para restaurar la electricidad y mantener la comunicación con sus usuarios”, señaló Clanon. “En caso de establecer que SCE violó las reglas de seguridad, podría enfrentarse a multas y sanciones”.

La compañía de electricidad emitió una declaración afirmando que cooperaría con la investigación.

“Algunos de nuestros clientes están molestos y nosotros no estamos contentos tampoco”, dijo Ron Litzinger, presidente de SCE. “Estoy comprometido con examinar qué pasó en cada paso y crear maneras de mejorar nuestra respuesta en el futuro”.

La PUC espera emitir un informe preliminar en enero.

Unos 1,000 usuarios de SCE continuaban sin servicio ayer, una semana después de la tormenta ocurrida el 30 de noviembre, en la que se registraron fuertes vientos cercanos a las 100 millas por hora.

La cantidad de cortes había descendido de una cifra récord de más de 430,000 cortes, inmediatamente después de que se registraran fuertes borrascas de casi 90 millas por hora en la región.

Dado que los trabajadores continuaban teniendo dificultades para restablecer la electricidad, los críticos cuestionaron la capacidad de los servicios públicos locales para lidiar con desastres naturales más graves como los terremotos.

El congresista Adam Schiff, demócrata de Pasadena, que representa a una de las áreas más azotadas por la reciente tormenta de viento, también afirmó que desea formar un panel para evaluar cómo se lidió con las consecuencias del desastre. Además, un día antes, los supervisores del Condado Los Ángeles habían criticado fuertemente la respuesta de SCE a la tormenta de viento.

“Mi principal preocupación es que si lleva todo este tiempo responder a una fuerte tormenta de viento, ¿qué ocurrirá en caso de enfrentarnos a una calamidad como un gran terremoto?”, se preguntó Schiff. “Me indica que tenemos un largo camino por recorrer en lo que respecta a nuestra preparación para casos de emergencia”.

El miembro de la Asamblea Legislativa de California, Anthony Portantino, demócrata de La Canada Flintridge, que solicitó al gobernador Jerry Brown declarar un estado de emergencia, señaló que “apoya plenamente cualquier tipo de investigación”.

“Si una tormenta de viento puede generar este caos y tener un impacto tan duradero, quiero estar preparado para el próximo gran desastre, y creo que esta tormenta nos hizo ver que no estamos preparados”, dijo.

Los cortes de electricidad, provocados principalmente por la caída de árboles sobre líneas eléctricas, se centraron en el Valle de San Gabriel al noreste de Los Ángeles. El enredo en las líneas eléctricas causó que el trabajo fuera particularmente lento para las 276 cuadrillas a cargo de la restauración y las 1,100 cuadrillas de apoyo que llegaron de diferentes partes del estado para ayudar a reestablecer la electricidad.

El portavoz de Edison, Steve Conroy, señaló que las principales líneas eléctricas estaban reparadas para el mediodía de ayer. Los trabajadores luego visitaron cada vivienda y repararon las líneas secundarias que conectan a los usuarios individuales con las fuentes eléctricas, señaló.

Edison está “haciendo todo lo posible por llevar nuevamente la electricidad a esos usuarios”, afirmó.

El martes, el supervisor del condado Michael D. Antonovich, arremetió contra Edison por su respuesta a la tormenta de viento.

Fue particularmente crítico de la explicación brindada por la portavoz de Edison, Verónica Gutiérrez, en la que se afirmaba que la empresa se estaba valiendo de los medios de comunicación para divulgar el estado de las reparaciones, cuando cientos de miles de personas no tenían electricidad ni acceso a la radio, televisión o Internet.

“Hay que tener contacto directo con esos usuarios. Los medios de comunicación solo funcionan si hay electricidad. Hay que encender la televisión. Por lo tanto, eso es muy tonto”, dijo Antonovich.

Las personas se sentían cada vez más indignadas a medida que los cortes continuaban y las temperaturas durante la noche se acercan niveles bajo cero.

Un hombre de 72 años puede haber alcanzado su límite máximo de frustración, cuando la policía lo arrestó el martes luego de realizar amenazas de muerte contra trabajadores de la ciudad de Pasadena en relación con la restauración de la electricidad.

Geoffrey Commons fue arrestado por sospecha de realizar amenazas criminales, pero quedó en libertad luego de pagar la fianza de 50,000 dólares, informó el teniente Pete Hettema de la policía de Pasadena. Commons no respondió de inmediato una llamada realizada el miércoles en busca de sus comentarios.

La Junta de Supervisores decidió por votación enviar una carta solicitando a la Comisión de Servicios Públicos del estado que obligara a dichas empresas a elaborar un plan de comunicaciones para casos de emergencia.

Mientras las cuadrillas continuaban con las reparaciones, las temperaturas por la noche se acercaban a niveles bajo cero en muchas zonas, pero los vientos se habían aplacado.

Una estimación preliminar calculó los costos de reparación de los daños y de limpieza debido a los vientos de la semana pasada en 3.8 millones de dólares en las áreas que reciben servicios del Departamento de Obras Públicas del condado. El portavoz del departamento, Bob Spencer, afirmó que podría llevar varias semanas limpiar todos los desechos causados por los vientos.