Piden boicot día de Virgen de Guadalupe

No escuela, no trabajo, no compras y no ventas, es el llamado que un grupo de activistas proinmigrantes ha lanzado para este lunes 12 de diciembre, Día de la Virgen de Guadalupe.

“Lo estamos haciendo este día porque sabemos que necesitamos un milagro”, comentó Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana Transnacional.

La gente de fe, dijo Saucedo, debe luchar unida y presionar al Congreso para lograr una reforma migratoria.

Una marcha, con recorrido de una milla, dará inicio a las 10:00 de la mañana en la esquina de Olympic y Broadway, en el centro de Los Ángeles, en la que estarán cargando las imágenes de la Virgen de Juquila y de la Virgen de Guadalupe.

Los organizadores no tienen un estimado de cuánta gente estará sumándose.

“Hemos hecho el llamado, hemos entregado bastantes volantes (alrededor de 100 mil), hemos hecho conferencias de prensa, todo está en la comunidad, en esos padres de familia que están preocupados porque sus hijos se gradúan y no pueden trabajar, en esos a quienes les han deportado sus familiares, de ellos depende cuánta gente asista, de que tengan el valor cívico de salir y manifestarse”, apuntó Saucedo.

A la movilización de ese día también se ha unido el movimiento de los indignados Occupy LA, que estará realizando acciones en los puertos de la costa oeste en solidaridad con sus trabajadores que dicen estar padeciendo de la avaricia de las corporaciones que los operan, entre ellas Goldman Sachs, a quien se le adjudica fue parte del quebranto financiero que sufre el país.

Michael Novick, maestro jubilado representante del movimiento de los indignados, indicó que desde las 5:00 de la mañana estarán realizando protestas en diferentes accesos al puerto de Long Beach-Los Ángeles, principalmente en las terminales de la compañía de carga SSA Marine.

La acción “Ocupa los puertos” se repetirá en los otros ochos puertos de la costa oeste. En Long Beach se espera que sean unas dos mil personas de Occupy Wall Street las que estén participando.

Jorge Gramajo, a pesar de que tienen que usar muletas para caminar, será uno de los que participe en la protesta en el puerto, ya que considera los conductores de camiones de carga están siendo explotados por las compañías.

Este ex empleado del puerto trabajó 25 de sus 63 años de edad como chofer de camión y dice que no ha podido conseguir que le paguen su pensión de retiro porque sus empleadores nunca se reportaron ante el Seguro Social.

Javier Rodríguez, otro de los activistas organizadores, indicó que el objetivo del boicot y la marcha es estar en el debate nacional y desarrollar más presencia para presionar.

“Meternos al debate nacional”, explicó, “es hablar y defender con dignidad a nuestra gente de los constantes ataques de los republicanos, quienes no dejan ir una sola oportunidad para atacar la cuestión de inmigración de una forma negativa”.