En un hogar donde crece la esperanza

Benefactores llevan la Navidad a madres e hijos de refugio Harvest Home

En un hogar donde crece la esperanza
Las madres y sus pequeños reciben regalos en el evento 'Adopt a Family' del albergue Harvest Home.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Lo que para Ciera pudo haber sido una temporada de melancolía y soledad, hoy representa esperanza y fortaleza. A través de Harvest Home recibió obsequios que harán su vida y la de su pequeño Kaiden, de dos meses de edad, más llevaderas.

“Los regalos que estas mujeres esperan van desde microondas hasta focos para sus lámparas ” explicó Jennifer Jason, directora ejecutiva de Harvest Home, albergue que ayer celebró su reunión anual “Adopt a Family” (adopta a una familia). Ahí Ciera y otras 19 mujeres recibieron los regalos que pusieron en una lista de deseos.

“Hacemos esto para acercar a los patrocinadores con las familias que están beneficiando” abundó Jason, quien confirmó que en el cuarto año del evento la respuesta de los benefactores ha sido sumamente alentadora.

La familia patrocinadora Lang, que consiste en cinco pequeños y sus padres, se dio cita en el lugar para hacer llegar a una de las madres los obsequios de su lista. Los pequeños Lang van de los 7 a los 2 años de edad, pero para sus padres era de suma importancia que se involucraran en actividades caritativas.

“Tenemos muchas bendiciones” afirmó la madre. “Mis hijos tienen que ser parte de esto, saber que hay gente menos afortunada y ayudar”.

Harvest Home, en Venice, es un hogar que desde principios de la década de los 80 ha servido a mujeres desamparadas y embarazadas. Además de ser un albergue, es un programa que busca la reintegración de la madre en la dinámica social y su total independencia.

Ciera (que no dio su apellido) no alcanza los 20 años de edad, pero hace dos meses se convirtió en la madre de un varón que le ha devuelto las ganas de seguir adelante. Ella creció en un orfanatorio, fue adoptada a los once años por una mujer que, según Ciera, nunca la quiso. El día que cumplió 18 años, la mujer la echó a la calle. Sola e indefensa, vivió en albergues, en la calle y en hogares de personas desconocidas y peligrosas. Al poco tiempo, descubrió su embarazo y se encontró más vulnerable que nunca.

“La vida en la calle, las drogas y violencia no son para mí” aseguró la joven madre, quien llegó a Harvest Home a los seis meses de embarazo.

El hogar recibe cerca de 500 llamadas de mujeres desamparadas al año, pero puede recibir hasta 24 mujeres anualmente en su programa, Las mujeres son entrevistadas y seleccionadas con cuidado para ser parte del programa.

Tiene capacidad de recibir hasta ocho mujeres embarazadas a la vez y las conserva hasta seis meses posteriores al parto. “Somos un hogar pequeño, pero así funciona mejor, pues podemos realmente ayudar a estas mujeres a reintegrarse al mundo” dijo Jason.

En 2001, los datos más recientes, se calculaba que más del 40% de los desamparados de Los Ángeles eran mujeres y niños, lo que les convierte en el grupo de desamparados que más rápidamente crece en Los Ángeles.