Medicina al día: Gripe a la peor hora

La temporada de resfriados y de gripe, en el hemisferio norte, coincide con el invierno y las fiestas de fin de año.

Durante esos días, las reuniones y celebraciones con amigos, compañeros de trabajo y familiares, por lo general en locales más bien cerrados, favorecen el contagio de los virus que causan el catarro común y la influenza.

Además de vacunarse contra la influenza (o gripe) para protegerse, un comunicado de prensa de la Universidad de Ryerson, recomienda otras medidas para reducir el riesgo de contagio:

Cubrirse la boca al toser, con un pañuelo desechable o con el brazo.

Lavarse las manos regularmente, y siempre después de usar el baño, antes de comer y después de sonarse la nariz.

En las fiestas y en las mesas de buffet, servirse la comida con cubiertos, nunca con los dedos.

Evitar usar accidentalmente vasos y copas de otros invitados.

Evitar siempre el contacto con personas obviamente enfermas.

Llevar consigo un desinfectante de manos.

Mantener una distancia prudente de otras personas durante los servicios religiosos.

En caso de contraer gripe, quedarse en casa hasta que mejoren todos los síntomas.

Si todos ponemos un poquito de nuestra parte, podremos disfrutar de las fiestas con buena salud sin gripe ni catarros.

Es algo que nos conviene a todos: huesos fuertes y sanos y para eso consumimos calcio y vitamina D para evitar la osteoporosis y el peligro de sufrir una fractura.

Resulta que no tenemos que limitarnos a los productos lácteos para ingerir el calcio que necesitamos. Según un estudio publicado en el British Journal of Nutrition, las cantidades concentradas de boro y de vitamina K que se encuentran en las ciruelas pasas (prunes) ayudan a reducir el desgaste de los huesos y el riesgo de facturas.

Tres ciruelas pasas al día bastan para reducir la pérdida de masa ósea que comienza a partir de los 30 años. Añádalas a un yogur natural o al cereal del desayuno para que no se le olviden. Y como también contienen fibra, le ayudarán también a combatir el estreñimiento.

¡Un doble beneficio!