Una iniciativa necesaria

Es necesario sacar de las sombras a los indocumentados que llevan tiempo en California trabajando, comportándose honestamente, mostrando el interés de ser parte de esta sociedad hablando o aprendiendo inglés y pagando impuestos. ¿Y qué tal si este proceso también brinda cientos de millones de dólares a las necesitadas arcas estatales?

Esta es la base de la Ley de Prosperidad y Oportunidad de California (COPA), una iniciativa electoral que, de recaudar para mediados del año que viene 504,760 firmas válidas, estará en la boleta electoral de noviembre del 2012.

Esta propuesta merece ser considerada por los californianos porque se refiere a la seguridad que significa conocer una población de millones de personas que hoy están fuera del radar. Esta también es una oportunidad para incorporar a la sociedad un grupo de gente trabajadora que puede aportar aun más con su labor sino vive con la amenaza de la deportación, al mismo tiempo que se aumenten los ingresos fiscales al incrementar la cifra de contribuyentes. Además, el costo de todo este proceso estaría abonado por los beneficiarios.

Por otra parte, esta iniciativa es muy distinta a las aprobadas en estados como Alabama y Arizona. La propuesta en California, además de ser más razonable que las otras, para ser implementada necesita una coordinación con el gobierno federal, lo cual significa que no es un desafío a la autoridad federal como en el caso de los estados mencionados. Este hecho debería marcar una diferencia significativa con relación a la ley de Arizona que será revisada el año que viene por la Corte Suprema.

COPA es una iniciativa razonable que -se inicia con un respaldo bipartidista- refleja el sentimiento de una mayoría de californianos que, en encuesta tras encuesta, han manifestado estar a favor por algún tipo de regularización para los indocumentados que llevan un tiempo trabajando honestamente en nuestro estado.

Esta iniciativa es una buena causa que merece los esfuerzos financieros para recaudar firmas y el respaldo de los votantes para ponerla consideración en la boleta electoral.