A evitar el fracaso total

Monterrey buscará salvar algo hoy en el Mundial de Clubes

JAPÓN.- Terminar de un solo golpe con el sueño del Monterrey en el Mundial de Clubes no significa una espina, sino una daga clavada, admitió Luis Miguel Salvador, quien apenas digirió la derrota ante Kashiwa Reysol.

El directivo pidió al plantel cerrar de la manera más digna y quedarse con el quinto puesto del torneo, por lo que la meta es vencer al Espérance de Túnez y luego buscar el boleto en la Concacaf para ir al Mundial de Clubes 2012.

“Hay que cerrar dignamente contra el Espérance el miércoles [hoy] y prepararnos para el torneo que viene. Tenemos la Concacaf, hacer el compromiso de ganarla para regresar [al Mundial de Clubes] y revertir esta situación”.

El presidente de los albiazules dijo que toda la institución está “dolida en el alma” por no haber podido acceder a las instancias que se tenía presupuestado en el Mundial de Clubes en Japón, pero que deberá ser una lección por aprender.

“Perdimos en penaltis [el primer juego], pero no es consuelo, no avanzamos y nos queda, no diría una espinita, sino una daga clavada”.

“Veníamos a un torneo internacional y no sólo nosotros, sino mucha gente veía a Monterrey como para llegar a algo más. Ni modo, nos duele en el alma, estamos tristes, molestos, pero hay que aprender”.

Salvador dijo que no existen justificaciones y no pondrá de pretexto la falta de preparación de la cual careció el equipo tras no clasificar a la Liguilla del Apertura 2011.

“No lo vamos a agarrar ni de excusa ni pretexto, no vamos a decir: Como no clasificamos [a la Liguilla], no llegamos [más lejos en el Mundial de Clubes], no se vale”.