Vislumbran salida de Bynum

Lakers tienen en la mira a su centro si llega al fin Dwight Howard

EL SEGUNDO, California.- Andrew Bynum es realista. Él sabe que si los Lakers finalmente logran cuadrar un paquete de cambio con el Magic de Orlando por Dwight Howard sería muy difícil debatir en contra de la movida.

“Creo que Dwight es un gran jugador y obviamente si los Lakers logran conseguirlo por el paquete correcto, valdría la pena”, dijo Bynum tras una sesión de evaluación de videos.

Los Lakers abren esta noche (7:30) su pretemporada recibiendo a los Clippers en el Staples Center de Los Ángeles.

El nombre de Bynum ha sido mencionado en varios escenarios de cambios que podrían llevar a Howard a los Lakers, pero él insiste que el asunto no lo molesta luego de haber escuchado en recientes temporadas el potencial de ser canjeado por figuras como Jason Kidd, Kevin Garnett y Carmelo Anthony.

Si se queda en Los Angeles eso trabajará para él. Si es cambiado fuera de la ciudad, él también manejará el asunto.

Él dejó claro que no se ofende por escuchar su nombre colgando en diversos potenciales cambios y refutó un reciente reportaje de Yahoo!Sports que establecía que “Bynum ha sido privadamente escuchado reclamando que quiere un equipo para sí solo”.

“Nunca dije nada como eso”, dijo Bynum a ESPNLosAngeles.com. “No me afecta… estaré feliz dondequiera que juegue, honestamente lo digo. No me preocupa nada”, dijo.

“En Orlando, probablemente reciba más oportunidades para tirar a la canasta y más toques, pero aquí, creo que este año ellos van a necesitar que yo de un paso adelante. Así que no me preocupa”, añadió.

Lo que sí le preocupa a Bynum es cambiar la reputación de ser visto como un riesgo en la alineación debido a su historial de lesiones.

Bynum sólo ha jugado en 204 de los 328 partidos en los últimos cuatro años debido a varias lesiones. Ha perdido un promedio de 31 partidos por temporada.

“Definitivamente eso es algo que tengo que probar”, dijo Bynum. “Que puedo ser confiable en términos de mis rodillas. Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para mantenerme saludable”, subrayó.

Él no considera que las críticas sean injustas. En la postemporada del 2010, él mismo admitió “creo que soy propenso para las lesiones”.

Pero con tan solo 24 años, él considera que todavía queda tiempo para poder cambiar esa percepción.

“Si uno no juega en todos los partidos, siempre habrá espacio para que la gente hable”, dijo.