Reos inmigrantes en un limbo legal

El reporte de la facultad de derecho Benjamin N. Cardozo de la Universidad Yeshiva en Manhattan, que se dará a conocer esta semana, refleja que los inmigrantes presos están a merced de su suerte, ya que no existen las garantías de que cuenten con un abogado.
Reos inmigrantes en un limbo legal
Muchos inmigrantes detenidos corren el peligro de que les toquen abogados poco preparados para pelear sus casos.
Foto: AP

Nueva York — Un informe determinó que el 60% de las personas detenidas en Nueva York por tener casos pendientes con la ‘migra’ no cuenta con representación legal.

El reporte de la facultad de derecho Benjamin N. Cardozo de la Universidad Yeshiva en Manhattan, que se dará a conocer esta semana, refleja que los inmigrantes presos están a merced de su suerte, ya que no existen las garantías de que cuenten con un abogado.

Robert Katzmann, un juez federal de apelaciones en Nueva York, reunió un grupo de investigadores y abogados hace un año para revisar la calidad de representación legal para inmigrantes durante un periodo de cinco años (2005-2010). El reporte partió de los informes de aproximadamente 30 jueces en cinco cortes de inmigración a lo largo de la ciudad y en dos suburbios al norte de la ciudad.

El grupo también descubrió que de las personas arrestadas en Nueva York la gran mayoría (64%) son mandadas a otros estados –como Louisiana, Pensilvania y Texas– donde el 79% de detenidos se quedan sin representación legal satisfactoria.

En los casos en que el detenido si tiene un abogado, la asistencia legal no es satisfactoria. Según el reporte, los abogados pro bono o de organizaciones sin ánimo de lucro proveen mejor representación a los detenidos que los abogados privados, que frecuentemente no hablan el idioma de su cliente y no conocen las leyes de inmigración.

María Navarro, abogada para el Legal Aid Society, dijo que la falta de representación legal adecuada para los inmigrantes también se debe a que los inmigrantes “no tienen el dinero para pagar a un abogado”.

“Ha sido un problema hace muchos años, pero recientemente como han estado deportando a más personas el problema es más grande aún”, apuntó la abogada.

Navarro agregó que el problema se debe también al bajo número de abogados de inmigración, comparado con la necesidad para sus servicios.

A pesar de que el estado y la ciudad han pagado para contratar a más abogadas de este tipo, actualmente el Legal Aid Society sólo tiene dos trabajando con los inmigrantes detenidos.