Reforzarán vigilancia aérea en la frontera sur

La Patrulla de Caminos y el Departamento de Defensa anuncian más vigilancia por aire entre México y EEUU para frenar el paso de indocumentados y de narcóticos

Reforzarán vigilancia aérea en la frontera sur
Pie de foto.
Foto: credito de foto

SACRAMENTO.- Mientras que la presencia de la Guardia Nacional en la frontera con México se reducirá y prácticamente desaparecerá para finales de 2012, la vigilancia aérea será reforzada a partir de enero.

Esto se hará a niveles sin precedente, no solo para detener la entrada de inmigrantes indocumentados, sino de narcóticos y otras amenazas, afirmaron autoridades militares.

De 1,200 miembros de la Guardia Nacional desplegados a lo largo de la frontera sur desde 2010, quedarán menos de 300, dijo Paul N. Stockton, secretario asistente de Defensa durante una conferencia de prensa telefónica.

La salida paulatina de la Guardia Nacional coincide con la puesta en marcha de una estrategia que consiste en el empleo de equipo aéreo, como dos helicópteros y aviones con lo último en sofisticada tecnología en vigilancia y reconocimiento, según dijeron funcionarios del Departamento de Defensa (DOD) y el Departamento de Seguridad de la Nación (DHS).

Al mismo tiempo tendrán un número récord de agentes de la Patrulla Fronteriza en tierra que junto con la movilidad aérea les dará la capacidad para responder más rápido a lo que llamaron “entradas ilegales”, y cambiar la vigilancia de sitios fijos a ambulantes que se acoplen al ambiente diverso y terreno desafiante de la frontera.

“Básicamente estamos pasando de las botas en el terreno a las botas en el aire, lo que va a fortalecer nuestras capacidades desde una plataforma aérea para asegurar nuestras fronteras en una manera nunca antes vista”, observó David V. Aguilar, subcomisionado de Protección a las Fronteras y Aduanas.

Stockton completó que tarde o temprano la Guardia Nacional, que los apoyó con vigilancia y análisis criminológico, entregará por completo el mando a la Patrulla Fronteriza.

El nuevo equipo aéreo permitirá captar desde una mayor distancia a quienes intentan cruzar la frontera, lo que junto a los agentes de la patrulla en el terreno permitirá capturar a más inmigrantes indocumentados. Los agente de la Patrulla Fronteriza podrán moverse más rápido de una locación a otra con poca anticipación y los naves aéreas podrán recorrer caminos que antes eran difíciles de alcanzar por lo accidentado del terreno.

Michael J. Fisher, jefe de la Patrulla Fronteriza, dijo que el equipo aéreo -cuya inversión es por 60 millones de dólares- les permitirá enfocarse primordialmente en las áreas de mayor preocupación por donde se dan los cruces de indocumentados, como el sur de Texas y Arizona.

Por otra parte, Aguilar indicó que debido a que la Patrulla de Caminos se ha duplicado a 21,444 elementos, los arrestos de indocumentados en la frontera están en el nivel más bajo desde hace 17 años, con una disminución de 41% en Arizona y 27% en toda la frontera.

No obstante, aclaró que la estrategia “no es solo acerca de los valiosos números de inmigrantes indocumentados, sino que permitirá a los oficiales enfocarse en otras amenazas como los narcóticos y más allá”.

Las respuestas de los grupos que abogan por los derechos de los inmigrantes no se hicieron esperar.

Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición pro Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), dijo que no cabe duda que la Administración Obama ha determinado que invertir cantidades significativas de dinero en la protección de la frontera le dará dividendos políticos.

“Con botas y cámaras sofisticadas no se detiene el flujo de migrantes hacia el norte, sino con políticas internas y externas sensatas”, indicó.

En agosto de 2010, el presidente Obama envió a la Guardia Nacional a la frontera. El expresidente George W. Bush las había enviado de 2006 a 2008.

Cat Rodríguez, de la Coalición de Derechos Humanos con sede en Tucson, Arizona, dijo por su parte que la baja en las cantidades de los arrestos de inmigrantes no es el resultado del trabajo de “la migra”, sino de la caída de la economía.

“Es arrogante decir eso. Ellos juegan con los números. Si suben los arrestos, es el resultado de que hacen muy buen trabajo; y si bajan, también. Vamos a ver bien reflejado el flujo de trabajadores inmigrantes cuando la economía repunte”, señaló.

Hizo ver además que la nueva estrategia aportará más inmigrantes muertos. “Arrojan a los inmigrantes a penetrar al país por caminos más aislados, y lo que ha pasado es que el año pasado hubo 183 muertos, el año anterior otros 183; y el antepasado, 205”.