Sofisticados narcotúneles

Según expertos, los pasajes fronterizos denotan el trabajo de expertos por la forma que están hechos
Sofisticados narcotúneles
Un policía mexicano enciende su linterna para mostrar el interior de este túnel que tiene 3798 pies de largo, que pasa de México a EE.UU. por el sur de California.
Foto: AP

SAN DIEGO.- La sofisticación de los más importantes túneles utilizados por traficantes de drogas en la frontera entre San Diego y Tijuana indica que hay un trabajo de expertos en su diseño, los cuales son contratados por los carteles, especialmente el de Sinaloa.

Este experto, o expertos, que podría ser un ingeniero, topógrafo, arquitecto o minero altamente calificado, ya sea de México o EEUU, lidera un trabajo que suele pasar desapercibido para las autoridades, de alto riesgo pero también altamente rentable para los traficantes.

Pese a que estos túneles no son nuevos para la región, este año se han convertido en una herramienta para los traficantes de drogas y de inmigrantes con los que buscan burlar controles de seguridad desde San Ysidro hasta Caléxico.

Víctor Clark Alfaro, director del Centro Binacional por los Derechos Humanos con sede en Tijuana, pero que opera a ambos lados de la frontera, dijo a Efe que el cambio en el tamaño de cargamentos y sofisticación de métodos de tráfico responde a un aumento en la influencia del cartel de Sinaloa, que ha desplazado al cartel de los Arellano Félix.

Esto ha resultado, durante los últimos cuatro años, en más de 75 túneles descubiertos bajo la frontera entre México y EE.UU.

El problema ha alcanzado tal magnitud, que el pasado 15 de diciembre la senadora demócrata por California Dianne Feinstein y el republicano por Arizona Jon Kyl presentaron una propuesta de ley para combatir la actividad de los túneles.

La iniciativa bipartidista busca que la construcción de un túnel suponga una ofensa por conspiración, permitiendo la intervención de comunicaciones incluso cuando no hay todavía contrabando de drogas presente, y el decomiso de bienes para estos casos.

“Estos pasajes son mucho más que simples hoyos en el suelo, algunos tienen elevadores, rieles eléctricos, e incluso puertas de acero controladas hidráulicamente. Son usados para transportar drogas, armas o personas, por lo que presentan un reto serio a nuestra seguridad nacional”, dijo Feinstein al pedir al senado que aprobase la legislación rápidamente.

A finales de noviembre las autoridades descubrieron un túnel que permitió el decomiso de más de 32 toneladas de marihuana, y que contaba con una extensión de casi 342 pies, un elevador hidráulico con capacidad para tres personas y que partía de una bodega cercana Aeropuerto Internacional de Tijuana y terminaba en un distrito de bodegas al este de San Diego.

Este fue el segundo en importancia encontrado ese mes, y el séptimo en los últimos cinco años en este sector de la frontera.

Debido a que las detenciones realizadas durante los últimos años han sido principalmente de trabajadores poco calificados, las autoridades no tienen aún certeza sobre quién se encuentra detrás de la construcción de los túneles.

Sin embargo, se especula que el cartel de Sinaloa lo protege al tenerlo alejado de la construcción, supervisando escasamente y a la distancia.

En marzo de 2006, el único arquitecto conocido de la construcción de túneles, Jesús Corona-Verbera, fue hallado culpable por un jurado federal en Tucson por ser responsable de la construcción de un túnel sofisticado que corría desde una residencia en Agua Prieta, Sonora, a una bodega en Douglas, Arizona.

La construcción de este túnel, dijo Clark Alfaro, fue un encargo del líder del cartel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, y es un antecedente de los descubiertos recientemente, debido a que contaba con iluminación, ventilación y rieles.

Clark Alfaro señaló que los carteles saben que los túneles estarán en operación poco tiempo antes de ser descubiertos, pero que incluso así son rentables pues en un par de meses se recupera la inversión y se multiplica.

“Es conocido por las autoridades que la frontera está perforada, al menos en Tijuana, y en EEUU hay una gran preocupación por encontrarlos. Es cierto que se requiere de especialización para este trabajo, pero los carteles se cuidan de exponer al o a los que dirigen el trabajo. No hay nombres, solo sabemos que pertenecen al cartel de Sinaloa”, dijo.

Para Clark Alfaro, los túneles representan la segunda dimensión de la estrategia de tráfico de los carteles, que por un lado ha aumentado los envíos “hormiga” escondiendo de formas ingeniosas la droga en camiones y automóviles, y por el otro busca pasar grandes cargamentos a través de los túneles.

En EEUU, el trabajo de la Fuerza Especial Sobre Túneles de San Diego, formada por agentes de ICE, Seguridad Nacional, Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y la DEA, junto con nueva tecnología de detección subterránea, busca frenar el cruce de estas grandes cantidades de droga.