Cuomo enfrenta un duro segundo acto

Al escribir su libreto para un segundo acto, puede haber quedado intimidado el ímpetu de una apertura grande

Cuomo enfrenta un duro segundo acto
MaryNell Morgan De Greenwich, Nueva York, canta durante la manifestación denominada ‘Situación del Estado del Pueblo’.
Foto: Mike Groll / AP

ALBANY, N.Y. — El gobernador Andrew Cuomo dirigirá su segundo discuso sobre la Situación del Estado hoy y enfrenta un desafío más grande que su colección de triunfos en el Año Uno. Se llama Año Dos.

Al escribir su libreto para un segundo acto, puede haber quedado intimidado el ímpetu de una apertura grande.

“Colocas la varilla alta cuando tienes muchos logros en tu primer año, de modo que se establecen cantidad de expectativas para el segundo”, dijo el asesor David Catalfamo, un alto colaborador del entonces gobernador republicano George Pataki, que recortó gastos, burocracia y los impuestos en sus primeros dos años. Al igual que Pataki, Cuomo les vendió a los neoyorquinos una promesa de liberarlos de la disfunción gubernamental y del dolor económico.

Cuomo, quien es demócrata, dice que aún él está sorprendido por haber completado la mayor parte de su agenda legislativa —de cuatro años— en uno solo. Esto incluye recortes en el gasto estatal, la legalización del matrimonio gay, detener el crecimiento de uno de los impuestos a la propiedad más altos de la nación, y un pequeño pero raro recorte del impuesto a la clase media en diciembre, como parte de un acuerdo para el impuesto a los millonarios.

“Lo que hace único el primer año de Andrew Cuomo son sus logros y la habilidad de tener un fuerte índice de favoritismo con los votantes al final de su periodo tal como lo tuvo al comienzo”, dijo Steven Greenberg de la encuestadora del Siena College.

Eso le da a Cuomo una ventaja crítica en su segundo año sobre Pataki —quien enfrentó un estado mayoritariamente demócrata, así como la mayoría de la Asamblea perteneciente a ese partido.

Cuomo dijo que su agenda del segundo año se enfocará en hacer más eficientes el gobierno y las escuelas, crear empleos, reduciendo caros mandatos y manteniendo los logros legislativos del año pasado. El gobernador no está insinuando ninguna propuesta llamativa, pero el discurso Estado del Estado es el mejor escenario para lanzar sus mejores ideas.

“El funcionamiento del gobierno es importante”, dijo Cuomo a la agencia The Associated Press el lunes. “De alguna forma perdimos la concentración en eso”.

Aunque aumentar la velocidad en las líneas del DMV no parece ser una prioridad para una estrella política en ascenso, cuyo nombre ya es mencionado entre los candidatos presidenciales del 2016, esto es parte de una tarea difícil y crítica para Nueva York y sus propias ambiciones.

“Lo que ha hecho toma un gran esfuerzo para empezar y un esfuerzo más grande para mantenerlo”, dijo Robert Bellafiore, el principal colaborador de Pataki cuando pronunció su segundo discurso sobre la situación del estado.

“Todo lo que tiene que hacer es continuar llenando el vacío partidista, y administrar el estado mientras otros estados están colapsando financieramente”, dijo Hank Sheinkopf, un importante estratega político que trabajó para la administración Clinton, donde Cuomo fue el secretario de Vivienda. “El no tiene que hacer trucos de magia”, agregó. “Todos están prestando atención sobre lo que hace Andrew Cuomo debido a que es una estrella nacional”, sostiene Sheinkopf.

Cuomo ya ha sabido sortear los temás más calientes para después de su discurso, como si permitir taladrando en el norte del estado para conseguir gas natural, un proceso que los grupos ambientalistas consideran peligroso. El ha dicho que está esperando por un estudio posterior. Y está dando poca importancia a una importante promesa de campaña de crear un financiamiento público voluntario para las campañas. Grupos por un buen gobierno señalan que la falta de financiamiento público ha llevado a una fomentada corrupción en Albany y su famosa cultura de pagar para jugar.

La idea de Cuomo de aprobar los casinos privados en algunos sectores requerirá una prolongada enmienda constitucional, pero —al parecer— esto tendrá una parte en su discurso.

Cuomo ha dicho poco durante estos días acerca de la modificación distrital, el proceso bajo el cual las mayorías legislativas tradicionalmente reestructuran las líneas distritales electorales para proteger su poder. Eso puede ser crítico para seguir debilitando la ligera mayoría republicana del Senado estatal que está cercana de aliarse con Cuomo.

Como candidato, Cuomo prometió luchar por una comisión independiente para delinear esos distritos electorales. Ahora dice que vetará las líneas que él considere injustas y partidistas, a punto de enviar el asunto a los tribunales.

La Legislatura, que ha descarrilado a otros gobernadores, no está ansiosa en seguir ese camino. Aunque sea un año electoral para el Senado y la Asamblea, preocupa más un presupuesto a tiempo para compartir los triunfos de Cuomo.

Cuomo tiene una crítica ventaja en su segundo año sobre Pataki —quien enfrentó a un estado y una Asamblea mayoritariamente demócrata