Paliza gigante a los Halcones

Con Eli Manning al mando, NY ahora se enfoca en el difícil Green Bay

Paliza gigante  a los Halcones
El guardia Chris Snee (76) detiene al defensivo Jonathan Babineaux (95), mientras Eli Manning busca un receptor en el juego de ayer.
Foto: AP

EAST RUTHERFORD, Nueva Jersey (AP).- Aun con los pies, Eli Manning es peligroso.

Manning acentuó ayer su mejor temporada como profesional al lanzar tres pases para touchdown y realizar una carrera de 14 yardas que despertó a la ofensiva de Nueva York.

Así, el quarterback detonó la demolición de los Halcones de Atlanta por 24-2 en el juego de comodines de la Conferencia Nacional, la primera victoria de postemporada de los Gigantes desde que superaron sorpresivamente en el Super Bowl a los invictos Patriotas de Nueva Inglaterra hace cuatro años.

El siguiente enfrentamiento es un gran reto para los Gigantes (10-7): los campeones defensores Packers en Green Bay el próximo domingo. Nueva York perdió por 38-35 ante Green Bay en diciembre.

“Sabemos que son un buen equipo”, dijo Manning. “Jugamos contra ellos con fuerza aquí, hicimos algunas cosas bien, anotamos puntos. Sabemos que ofensivamente vamos a tener que jugar con dureza, anotar puntos”.

Los Gigantes, el equipo que no sabía correr con el balón, llegarán con buen paso a Green Bay, llevando consigo una defensiva a la que los Empacadores (15-1) podrían temer.

“La defensa jugó excelente, nos mantuvo adelante”, dijo Manning.

También tienen una ofensiva encabezada por Manning, quien conectó en el tercer cuarto un pase con Hakeem Nicks para anotación de 72 yardas que dejó fuera de la contienda a unos ineficaces Halcones (10-7).

Manning completó además un pase de cuatro yardas para anotación con Nicks en el segundo período y uno de 27 yardas con Mario Manningham en el último cuarto para sellar el triunfo.

Los Gigantrs están jugando con mejor equilibrio a la ofensiva y más tacañería a la defensiva que los que mostraron durante la mayor parte de la temporada regular.

Su viaje anterior en postemporada al helado Lambeau Field fue una victoria por 23-20 en tiempo extra, dos semanas antes de derrotar a los Patriotas.

“Frío, eso es lo que recuerdo. Recuerdo el rostro del entrenador [Tom] Coughlin. Recuerdo la transpiración de [el tacle] David Diehl y que tenía estalactitas en su cabello”, comentó el defensive end Justin Tuck. “Y recuerdo que ganamos”.

“Ojalá podamos regresar y hacerlo nuevamente”, agregó.

Las claves del primer juego de postemporada en el Estadio MetLife fueron la defensa de Nueva York, que nunca permitió a Atlanta meterse en el partido, y el juego por tierra -el peor de la liga- que logró su mejor total de la temporada con 172 yardas.

“Si podemos jugar a la defensiva de esa manera, seguiremos haciéndonos escuchar en este torneo”, dijo el entrenador Coughlin.

De ésas, 92 fueron conseguidas por Brandon Jacobs y 63 por Ahmad Bradshaw. Los Gigantes promediaron 5.5 yardas por carrera, dos yardas más que en la campaña regular.

Pero fue la escapada y carrera de 14 yardas de Manning en tercera oportunidad en el segundo período la que prendió la chispa ofensiva de los Gigantes.

Jacobs logró pronto una carrera de 34 yardas y Manning se conectó con Nicks para poner adelante al equipo por 7-2.

“No creo que nadie haya planeado que yo corra con el balón”, dijo el quarterback. “Pero obviamente hubo un par de situaciones en que tienes que hacerlo, no me asusta”.

Los Gigantes nunca tuvieron que preocuparse, ya que los Halcones se dejaron llevar a su tercera derrota consecutiva en postemporada con el entrenador Mike Smith y el quarterback Matt Ryan.