Aseguradora tendrá que pagar a familia de difuntos

California es uno de los 18 estados que acordaron con Prudence

SACRAMENTO.- California y 18 estados lograron un acuerdo con la aseguradora Prudence, que obliga a esta compañía a pagar hasta 20 millones de dólares a familiares de difuntos, los beneficios de sus seguros de vida.

En California, los beneficiarios son más de 1,000 quienes cobrarán cada uno, un promedio de 2,000 dólares por los seguros de vida de sus difuntos, algunos de ellos muertos desde hace más de 15 años.

“Por décadas, las familias sobrevivientes de los asegurados fueron estafados por compañías de seguros de vida que sabían o debieron haber sabido que las pólizas eran efectivas”, dijo el contralor John Chiang quien fue el líder para lograr las negociaciones.

Agregó en un comunicado que “continuará trabajando con la industria para mejorar sus prácticas, y me reservo el usar toda la fuerza de mi oficina – incluyendo el litigio- para forzar a las compañías aseguradoras a cumplir con la ley y los beneficios de los seguros de vida”.

Todo inició luego de una auditoría a 21 compañías puesta en marcha en 2008 por el contralor Chiang con el propósito de ver si la industria cumplía con las leyes estatales de propiedades no reclamadas.

“Lo que sucedió es que el contralor se dio cuenta que las compañías no estaban reportando las propiedades no reclamadas y eso fue la llamada de alerta para iniciar la investigación”, explicó a La Opinión Jacob Roper de la oficina del Contralor.

El programa estatal de ‘Propiedades no Reclamadas’ establece que los negocios deben enviar las cuentas financieras abandonadas o perdidas al estado después de tres años de inactividad para salvaguardar de pérdidas la propiedad privada en caso de bancarrotas o fusiones, o de que se usen para intereses privados o terminen consumidos por cobros de almacenamiento o servicio.

Lo que auditoría encontró fue que las compañías tienen la costumbre de no pagar a los beneficiarios los seguros de vida. Para eludir los pagos, bajan las reservas de las políticas de dinero en efectivo para continuar cobrando pagos de las primas de los difuntos. Una vez que las reservas se agotan, la compañía cancela la póliza.

La auditoría encontró también que las aseguradoras no contrastan rutinariamente las cuentas inactivas con el archivo maestro de defunciones de la Administración del Seguro Social y otras bases de datos del gobierno con las listas de los difuntos.

En otros casos, la compañía tuvo conocimiento directo de la muerte del propietario de una póliza pero aun así no notificó a los beneficiarios.

Los estados que participaron en el acuerdo fueron: Colorado, Columbia, Idaho, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Mississippi, Montana, Nebraska, Dakota del Norte, Oregon, Pennsylvania, Dakota del Sur, Tennnessee, Utah, Vermont y Wisconsin.

Ropper indicó que comenzarán a mandar avisos a los familiares de los difuntos para que cobren su dinero.

El acuerdo incluye a las empresas Prudential Financial Inc y sus precedesores y subsidiarias: Prudential Insurance Company of America, Pruco Life Insurance Company, Pruco Life Insurance Company de Nueva Jersey, Prudential Retirement Insurance and Annuity Company, y Prudential Annuities Life Assurance Corporation, antes conocida como la America Skandia Life Insurance Corporation.