Cumbre evangélica en Texas para frenar a Romney

Según los analistas, ante estos movimientos, el precandidato que podría salir más beneficiado es el católico Rick Santorum

Las creencias religiosas de Romney no convencen al grupo evangélico.
Las creencias religiosas de Romney no convencen al grupo evangélico.
Foto: Archivo / EFE

Washington, 13 de enero – Más de 150 líderes de la comunidad conservadora evangélica celebran este viernes y sábado un encuentro en una finca privada al oeste de Houston (Texas) para tratar de descarrilar la carrera Mitt Romney hacia la nominación republicana a la presidencia de EE.UU., según informó hoy la radio pública NPR.

Para Romney, que profesa la fe mormona, la religión puede ser un escollo, debido a que amplios sectores de la comunidad evangélica republicana se oponen radicalmente a ser representados por un líder considerado moderado y que, además, se declara mormón.

El exgobernador de Massachusetts lleva ventaja a sus rivales, protestantes y católicos, tras sendas victorias en los “caucus” de Iowa y en las primarias de Nuevo Hampshire. Los líderes evangélicos ven las primarias de Carolina del Sur, las más próximas en el calendario, como la última oportunidad para parar a Romney, por lo que han decidido unir sus fuerzas para cortar su camino hacia la nominación.

El presidente del Consejo de Investigación de la Familia y una gran voz entre los evangélicos conservadores, Tony Perkins, explicó que la reunión contará con líderes estatales y regionales, así como con destacados pastores.

“Algunos han descrito esto como una manifestación anti-Romney, un fin de semana anti-Mitt, pero no lo es. Lo que nos impulsa es el malestar con Mitt Romney entre los evangélicos, y la búsqueda de otro candidato”, dijo.

Pero, “siendo realistas, no creo que haya ninguna expectativa de que al salir de la reunión la gente haya tomado una decisión unánime para votar al candidato A o B”, añadió.

Lo que probablemente sucederá, dijo Perkins, es una fuerte discusión acerca de dónde se sitúan los candidatos sobre ciertos temas y tal vez un consenso entre los dirigentes, que podrán hacer sus propias anotaciones.

Según los analistas, ante estos movimientos, el precandidato que podría salir más beneficiado es el católico Rick Santorum, que obtendría en gran medida el respaldo evangélico en Carolina del Sur, tras emerger en las últimas semanas como uno de los oponentes a Romney más duros.