Jon Huntsman se retira de la carrera republicana

Huntsman es el segundo aspirante republicano que se retira una vez comenzada la temporada de primarias

Jon Huntsman mientras se dirigía a seguidores durante durante una reunión en Manchester, el 10 de enero pasado.
Jon Huntsman mientras se dirigía a seguidores durante durante una reunión en Manchester, el 10 de enero pasado.
Foto: EFE

WASHINGTON (EFE).- El exembajador en China y exgobernador de Utah Jon Huntsman tiene previsto anunciar el lunes, su retirada de la carrera por la nominación republicana a la presidencia de los Estados Unidos, según informó la cadena de televisión por cable CNN.

La CNN, que cita un alto funcionario de la campaña de Huntsman, añade que Huntsman anunciará su retirada de la contienda y su apoyo a Mitt Romney, ganador de las dos votaciones celebradas hasta ahora- los caucus de Iowa, el 3 de enero, y las primarias de Nuevo Hampshire, siete días después.

Huntsman, de religión mormona como Romney y perfil político moderado, había entrado en liza el 21 de junio y todas sus energías electorales las había concentrado en las primarias de Nuevo Hampshire, donde tuvo que conformarse con la tercera posición, por detrás de Romney y del ultraliberal de Texas Ron Paul.

Los analistas consideran un error el haberlo apostado casi todo a ese estado de Nueva Inglaterra, donde Romney podía contar con muchos más simpatizantes que él.

Para las siguientes primarias, las de Carolina del Sur, un estado sureño y por ello mucho más conservador, las encuestas pronostican una nueva victoria para el exgobernador de Massachusetts, con el 37% de votos.

Le seguirían Paul y el católico Rick Santorum, casi empatados con el 16% cada uno, y el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, con el 12%, dejando a los demás, Huntsman incluido, relegados a porcentajes de un sólo dígito.

La falta de éxito en estos primeros compases de la campaña por la nominación republicana hace prácticamente imposible reunir los fondos necesarios para mantenerse en la contienda.

Huntsman era probablemente uno de los más cualificados entre los republicanos que aspiran a enfrentarse a Barack Obama en las elecciones presidenciales de noviembre de 2012, pero su mayor obstáculo para conseguirlo ha sido precisamente haber trabajado para el presidente.

Con un abultado historial diplomático, político y empresarial, de carácter moderado y padre de una familia numerosa y tradicional, la base republicana no le ha perdonado que en los últimos dos años haya sido el embajador del gobierno de Obama en Pekín.

Casado y con siete hijos, Huntsman sirvió en las administraciones de cuatro de los presidentes de Estados Unidos; comenzó en la Casa Blanca de Ronald Reagan cuando era muy joven y luego se involucró en los gobiernos de Bush padre y Bush hijo.

Con el primero desempeñó el cargo de subsecretario del Departamento de Comercio, y más tarde comenzó su carrera diplomática como embajador de Estados Unidos en Singapur.

En la Administración de George W. Bush trabajó en la Oficina del Representante de Comercio estadounidense.

Buen conocedor de la cultura y el idioma chinos, tras haber pasado años en Taiwán en su juventud como misionero mormón, tuvo un papel fundamental en la entrada de Taiwán y de China en la Organización Mundial del Comercio en 2001.

Tras dejar la Administración federal, fue gobernador del estado de Utah desde 2004 a 2009, puesto para cuya reelección recibió más del 76 por ciento de apoyo en las urnas.

Se define como un moderado de centro-derecha y con su política económica como gobernador de Utah su estado se convirtió en uno de los principales creadores de empleo del país.

Apoyó también los recortes de emisiones de gases contaminantes y fue uno de los gobernadores que se pronunció en favor de la reforma migratoria cuando el Congreso intentó impulsarla, finalmente sin éxito, en 2007.

Huntsman es el segundo aspirante republicano que se retira una vez comenzada la temporada de primarias, tras el abandono de la congresista por Minnesota Michele Bachmann, quien sufrió una sonada derrota en Iowa.