Obama defiende la opción de la mujer

Obama reitera compromiso con derechos reproductivos de las mujeres
Obama defiende la opción de la mujer
Michelle y Barack Obama en una ceremonia en la Casa Blanca, con los Cardenales del St. Louis, campeones de la Serie Mundial 2011.
Foto: credito de foto

WASHINGTON, D. C. (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró ayer su compromiso con la defensa de los derechos reproductivos de la mujer, en el marco del 39 aniversario del fallo del Tribunal Supremo que legalizó el aborto en este país.

Al conmemorar el “39 aniversario de Roe v. Wade, debemos recordar que esta decisión del Tribunal Supremo no sólo protege la salud y libertad reproductiva de la mujer, sino que también afirma un principio mayor: que el gobierno no debe entrometerse en asuntos familiares privados”, dijo Obama en un comunicado emitido por la Casa Blanca.

“Permanezco comprometido con la protección del derecho de la mujer a optar [por el aborto] y este derecho constitucional fundamental”, agregó.

Al reconocer que el derecho al aborto en EEUU es “un asunto sensible y frecuentemente divisorio”, Obama subrayó que, sin importar las posturas sobre el tema, “debemos permanecer unidos en nuestra determinación de prevenir embarazos no deseados, apoyar a madres y embarazadas, alentar relaciones saludables y promover la adopción”.

“Al recordar este histórico aniversario, también debemos continuar nuestros esfuerzos para asegurar que nuestras hijas tengan los mismos derechos, libertades y oportunidades que nuestros hijos para alcanzar sus sueños”, puntualizó Obama, padre de dos hijas, Sasha y Malia.

El 22 de enero de 1973, el Tribunal Supremo de EEUU dictaminó en el caso conocido como “Roe v. Wade” que una ley estatal de entonces en Texas violaba el derecho constitucional al “debido proceso”, establecido en la 14 Enmienda.

El caso fue presentado en nombre de una mujer que retó esa ley estatal que permitía el aborto sólo para salvar la vida de la mujer. En aquella ocasión, 30 de los 50 estados tenían leyes similares a la de Texas.

El dictamen 7-2 del Supremo determinó, para efectos prácticos, que la decisión de una mujer a abortar está protegida por su derecho a la vida privada.

El Supremo determinó que el Estado no puede prohibir el aborto en el primer trimestre, pero dejó abierta la puerta a que los estados impongan regulaciones a partir del segundo trimestre, o incluso prohibir el aborto en el último trimestre, cuando el feto es viable fuera del útero.

En su página de internet, el Instituto Guttmacher, un grupo de investigación a favor del aborto, ha dicho que a nivel mundial la tasa de abortos ha permanecido casi sin cambios para 2008, a 28 abortos por cada mil mujeres en edad reproductiva (15-44 años).

En Estados Unidos, casi la mitad de los embarazos -más de tres millones al año- no son planeados y cerca de cuatro de cada 10 terminan en aborto, según el Instituto.

El fallo judicial reúne en Washington todos los años a grupos a favor y en contra del derecho al aborto, asunto que también ha vuelto a surgir en los debates presidenciales.

Grupos conservadores llevarán a cabo mañana varios actos de vigila y protesta en contra del dictamen y para exigir más restricciones al acceso a clínicas de aborto.

A partir del mediodía realizarán la “Marcha por la Vida” en el “Mall” de Washington, en el que miles de activistas y estudiantes marcharán hasta las gradas del Supremo con imágenes gráficas de fetos abortados en etapas avanzadas de gestación.

Mientras, grupos feministas a favor del aborto, entre estos ChoiceUSA y la Organización Nacional de la Mujer, se congregarán frente al Supremo para exigir la continua defensa del derecho a la terminación de un embarazo.