Sin arrestos en caso de cuerpo descuartizado

Policía incauta pertenencias de víctima pero mantiene silencio
Sin arrestos en caso de cuerpo descuartizado
Un camión de un canal de televisión estacionado ayer frente al edificio de la avenida De Longpre donde vivía la víctima.
Foto: Virginia Gaglianone

Ayer, la policía seguía investigando el homicidio de Hervey Medellín, el hombre cuya cabeza, manos y pies fueron encontrados el pasado martes en el Parque Bronson Canyon, cerca del célebre cartel de Hollywood, por una paseadora de perros. Gracias a las huellas digitales de las manos encontradas, la policía pudo deducir que la víctima era el jubilado de 66 años que trabajó por más de 20 años para la aerolínea Mexicana de Aviación.

La policía mantiene un silencio hermético en cuanto a los detalles de la investigación. El comandante Andrew Smith, vocero del Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD), aseguró que sus detectives están trabajando día y noche para encontrar pistas y personas de interés.

Hasta el cierre de la edición de anoche no se había producido ningún arresto y el torso de la víctima todavía no había sido encontrado. El sábado la policía incautó un Honda Civic dorado, supuestamente de la víctima, y algunas de las pertenencias de su departamento en Hollywood.

Desde que se reveló la identidad de la víctima, los vecinos de la usualmente tranquila cuadra de la Avenida De Longpre, cerca de la Calle Vine, han visto pasar cientos de policías y reporteros.

“[La policía] nos preguntó si habíamos visto a alguien en las casas abandonadas de la esquina”, contó ayer Mónica Henriquez, del edificio de al lado.

Mónica y su hermana Raiza recordaron a Medellín como un residente muy amigable y educado que siempre saludaba y hablaba con los vecinos.

“Sacaba a pasear a su perrita todos los días y siempre se quedaba hablando con la señora que hace la limpieza en su edificio”, contó Raiza. “Hablaba en español”.

Un vecino que no quiso divulgar su nombre y que vive en el mismo edificio de Medellín dijo que la víctima era un hombre amable y educado.

“Fue la primera persona en el edificio que me vino a hablar cuando me mudé, hace casi dos años”, dijo el vecino.

Según un reporte de CBS, Medellín se había divorciado hace diez años y no tenía hijos. El mismo reporte indica que la víctima coleccionaba y vendía autos y que recientemente había viajado a Tijuana de vacaciones.

Durante otra entrevista televisiva, Vilma Aguilar, amiga y vecina de la víctima, dijo que Medellín vivía con otro individuo, un hombre a quien conoció una vez cuando caminaban en el Parque Griffith.