Un trueque de templos

Venta de Catedral de Cristal afectará a dos iglesias de Garden Grove
Un trueque de templos
Se espera que la Diócesis de Orange tome posesión del icónico edificio de la Catedral de Cristal de Garden Grove.

Dos iglesias de religiones distintas están unidas bajo la misma disyuntiva: sus recintos de oración serán intercambiados por así convenir a sus respectivas instituciones.

Se trata de la iglesia católica Saint Callistus y la iglesia pentecostal de la Catedral de Cristal, ambas en la ciudad de Garden Grove del Condado de Orange.

El 17 de noviembre, un juez favoreció una oferta de la diócesis católica de Orange por 57.5 millones de dólares para adquirir el mundialmente conocido edificio de la Catedral de Cristal, luego de que en 2010 el ministerio de esta se declarara en bancarrota, por una deuda que ascendía a 55 millones de dólares.

Según el pastor José Luis Sáenz, del ministerio cristiano hispano de la Catedral de Cristal, la bancarrota se debió a que el edificio tiene altos costos de mantenimiento y a que la difusión televisiva del ministerio semanal en inglés, titulado The Hour of Power, resultaba muy cara.

De acuerdo con Sáenz, el adeudo a varias empresas televisoras fue tal que se volvió impagable. “La iglesia no se pudo recuperar y se necesitó declarar en bancarrota”, indicó Sáenz.

Como resultado de la adquisición, la parroquia católica de de Saint Calllistus se mudará al icónico edificio de vidrio a un par de millas de distancia y el ministerio en inglés de esta se mudaría al modesto edificio que aloja la iglesia católica.

Para el sacerdote Joseph Tram, de la iglesia Saint Callistus, será un buen cambio.

“Con esa cantidad [57.5 millones de dólares] jamás habríamos podido construir una iglesia como la que hemos adquirido” manifestó el sacerdote Tram.

Según el párroco Tuyen Nguyen, la diócesis decidió hacer el cambio con Saint Callistus por la cercanía con la Catedral de Cristal.

Sin embargo, el cambio no sucederá pronto. Primeramente, el edificio de la Catedral de Cristal deberá completar el proceso de depósito de compraventa conocido en inglés como escrow. Esto, según el portavoz de la diócesis de Orange, Stephen Bohannon, podría tomar varios meses.

Luego del escrow, la congregación pentecostal deberá desalojar el edificio y la iglesia católica comenzará una remodelación del interior de la Catedral de Cristal, a fin de que cumpla con las características de un recinto católico.

Algunas de las modificaciones necesarias, según Bohannon, incluyen la instalación de un altar central adecuado a las necesidades litúrgicas y de una silla episcopal, además de la construcción de un tabernáculo que acoja al sagrario y una pila bautismal.

Algunas de las imágenes de santos de Saint Callistus se mudarían a lo que se espera sea la nueva catedral católica de Orange, mientras otras se reubicarán en otras iglesias.

“Como será un concepto nuevo, ya no será la iglesia de [San Calixto] y la imagen de éste ya no será la principal”, indicó el párroco Nguyen, quien añadió que incluso la escuela se mudará al nuevo lugar.

De acuerdo con Bohannon, se espera que la transición requiera menos de tres años.

Ayer, algunos feligreses de Saint Callistus se mostraron entusiasmados con el cambio.

“Es muy bueno, porque ya somos muchos aquí, ya no cabemos”, indicó el parroquiano Carlos Sánchez.

En tanto, el ministerio hispano de la Catedral de Cristal se mudará muy probablemente al Centro de Convenciones de Anaheim, según el pastor Sáenz.

“Todavía tenemos que finiquitar algunos detalles del contrato, porque no es seguro que podamos usar el recinto todos los domingos del año, pero estamos muy cerca de tenerlo” declaró Sáenz.

Pero aun cuando los detalles de la venta han sido ampliamente detallados en la prensa, ayer algunos feligreses del ministerio anglo de la Catedral de Cristal se rehusaban a aceptar el cambio.

“Esto no es más que un rumor más, son solo chismes”, dijo un creyente que se identificó solo como Angel Spirit. “No hay documentación que pruebe que la iglesia católica ha comprado este edificio”.

Pero tanto para Sáenz como para Nguyen el cambio es voluntad de Dios. Ambos religiosos coinciden en que la iglesia no es el edificio, sino sus personas.

“Hoy tenemos algo más preciado que un edificio, que es la presencia de Dios”, dijo Sáenz.

Alrededor de la web