México: El efecto Moreira

Felipe Calderón logró darle un golpe certero al PRI con el asunto Moreira, tiró al presidente de ese partido y modificó una alianza política, esa modificación tendrá un impacto político, posiblemente, no imaginado por el presidente, pero de cualquier manera él se levanta con un triunfo. Existe la opinión de que Calderón, hará todo lo posible para no entregarle el poder al PRI, de por sí, ya pasó a la historia como un presidente con las manos manchadas de sangre y según muchos, como uno de los peores presidentes del país, así que no le agregará a la mancha, el que le tenga que poner la banda presidencial a un priista, y por eso, se puede esperar que haga todo, para que esto no ocurra. Ha sido muy fortuito para él, el que el asunto Moreira se le convirtiera en una carambola de tres bandas.

Son diversos los ángulos del asunto Moreira, que el PAN espera se reflejen en la campaña presidencial, propiciando una caída de votos para el PRI y un ascenso para el PAN, aunque es difícil determinar, una correlación directa. Los priistas se ufanan de que los gazapos de su candidato solamente le costaron tres puntos y que por lo tanto, las redes sociales no cumplirán un papel importante en la campaña, sin embargo, lo que ya se vio, es que el candidato del PRI no es invencible y que no tiene la elección en la bolsa, y esto puede modificar la dinámica electoral.

Las cuestiones que el PAN ya empezó a utilizar a partir del asunto Moreira son:

Mostrando el elevado nivel de endeudamiento del gobierno de Coahuila y posteriormente de Veracruz y Zacatecas, el PAN sostiene que los gobernadores del PRI no saben administrar; aún cuando el endeudamiento no es privativo de los priistas, el asunto Moreira permite que la mala nota se le pegue a los de este partido. Aunque no han tocado a Peña Nieto, no tardará el caso del endeudamiento del Estado de México, lo que deberá tener algún impacto en las simpatías hacia ese candidato. Al explotar este tema, la sociedad tendrá frente a si la disyuntiva de, apoyar a políticos que son malos administradores, o la continuidad de un gobierno que no cumplió para crear empleos y se involucró en una guerra sin sentido, que ha generado decenas de miles de muertos, y que no parece tener fin. Si es cierto que una mayoría de mexicanos se inclinan por el uso de la mano dura, es posible que sean más tolerantes a la mala administración, lo que funcionara contra el PAN y a favor del PRI.

Lo que podría inclinar este tema, sería un posible encarcelamiento de Moreira, pero no se ve en el horizonte y el castigo a sus colaboradores, no arrancará la misma atención. Lo mismo se puede decir en la aplicación de la ley, contra colaboradores de gobernadores repudiados, como en Puebla, mientras que esto satisface a los comentaristas, para la sociedad en general, posiblemente sea irrelevante a la hora de votar.

La salida de Moreira del PRI propició que se deshiciera la alianza con el PANAL, partido sostenido en el sindicato de maestros, y con esto, el debilitamiento de las candidaturas entregadas a familiares de la presidenta del sindicato: Elba Esther Gordillo.

En la elección del 2006, el PANAL cumplió un papel importante, de hecho puede considerarse la bisagra que inclinó la elección; aunque no es un partido que produzca una votación muy copiosa, puede ser determinante, si la diferencia entre los principales contrincantes es muy cercana.

El PANAL se juega su registro electoral, pero además necesita ganar posiciones para que el sindicato pueda negociar de manera favorable, su relación con el gobierno que resulte de la elección. Dada la importancia del sindicato, su negociación, depende también, de las posiciones políticas fuera del gremio, pues no es lo mismo negociar desde la posición de una representación legislativa, que sin ella.

También en el poder legislativo este partido puede tener importancia. Si se cumple el escenario de una votación dividida entre tres partidos (PAN, PRD, PRI), podemos esperar un congreso que se vea obligado a generar coaliciones para promover su agenda legislativa, aquí el PANAL podrá jugar un papel importante, y bien negociado, podrá trasladar su fuerza legislativa a la negociación de temas gremiales.

P.D. Por lo que hemos visto hasta ahora, no es esperable un debate profundo sobre propuestas alternativas, eso pone sobre la palestra la imagen de los políticos, y ahí el PAN-gobierno, tendrá que utilizar sus mejores artes, sin arriesgar violar la ley y sin propiciar una discusión que lo ponga en el banquillo de los acusados.