En camino sirenas que alerten de tsunamis

Departamento de Manejo de Emergencias de Los Ángeles ya ha empezado a identificar los lugares donde se instalarían

En camino sirenas que alerten de tsunamis
Las propuestas sirenas alertarían 30 minutos antes de que la ola golpeara la costa.
Foto: Archivo / J. Emilio Flores

A la luz del tsunami que azotó al este de Japón en marzo de 2011, cobrando miles de vidas, el gobierno de Los Ángeles quiere colocar sirenas en su costa para alertar a residentes y turistas.

Las autoridades han puesto más atención en los sismos, que en los fenómenos naturales que puedan impactar la ciudad desde el mar. Establecida sobre la Falla de San Andrés, famosa por producir devastadores movimientos telúricos en la Cuenca del Pacífico, en esta metrópoli son más los mensajes de alerta por el Gran Terremoto (Big One), que por otros desastres.

Las imágenes que dieron la vuelta al mundo antes de que el tsunami golpeara la costa japonesa son acompañadas por el intenso sonido de las sirenas en algunos poblados. Incluso en las playas de Hawaii se activó un sistema de advertencia similar. Aquí se corrió la voz por los medios de comunicación.

“Un sistema de alerta por medio de sirenas que se escuchen en toda la costa sería útil en una situación de emergencia y es imprescindible que instalemos uno con el fin de alertar a todos los residentes y turistas que visitan la costa”, dijo el concejal Bill Rosendahl, autor de la propuesta.

Dicha iniciativa fue bien recibida esta mañana por el Comité de Seguridad Pública del Concejo Municipal y se dio luz verde al proceso de buscar financiamiento a través de subvenciones federales.

El Departamento de Manejo de Emergencias de Los Ángeles informó que ya ha empezado a identificar los lugares donde se instalarían las sirenas, las cuales están programadas para activarse al menos 30 minutos antes de que un tsunami impacte la costa.

La dependencia también analiza otros medios para alertar a la comunidades cercanas al mar, en particular a las personas con discapacidades físicas.

“En Japón incluso envían advertencias a la gente por medio de mensajes de texto, correos electrónicos y llamadas telefónicas pregrabadas. Ellos son los líderes en el mundo en ese tipo de sistema”, dijo Jim Featherstone, gerente general de dicha agencia municipal.

Con todo, aquel país asiático experimentó en 2011 la muerte de miles de sus compatriotas por un terremoto de 9 grados de magnitud que duró unos seis minutos. Luego vino el devastador tsunami.

Pero un fenómeno natural puede interrumpir el suministro de energía eléctrica y evitar que lleguen las alertas electrónicas. Por eso, Los Ángeles no ha quitado el dedo del renglón de los simulacros.

“Si nuestros residentes están preparados para un sismo, básicamente lo están para cualquier otro desastre”, recalcó Featherstone.