Lo latino sobresale en debate

Precandidatos republicanos tocan temas de inmigración y Latinoamérica

Lo latino sobresale en debate
Newt Gingrich (izq.) y MItt Romney debaten sobre sus respectivas posturas sobre la inmigración en el debate de anoche de los precandidatos republicanos, en Jacksonville, Florida.
Foto: AP

MIAMI, Florida.- La cercanía de la votación decisiva en Florida y la influencia del voto latino han hecho que se intensifique la discusión sobre temas como inmigración y la política estadounidense hacia América Latina y que por primera vez en un debate Mitt Romney use a su padre nacido en México como un punto positivo.

“¡No soy anti inmigrante, mi padre nació en México!”, respondió indignado Mitt Romney luego que Newt Gingrich fuera cuestionado sobre su afirmación en un comercial de radio de que Romney era hostil a los inmigrantes.

Es la primera vez que Romney hace dicha afirmación en un debate, luego de numerosas historias de prensa en las que se cuenta la historia de cómo su bisabuelo escapó a México con su familia escapando de la persecusión de los mormones en Estados Unidos y de las leyes antipoligamia, que en esa época los mormones practicaban.

El día anterior, Romney dijo a Univision que aunque su padre George nació en México, “nunca tuvo la ciudadanía ni habló español, y volvió a Estados Unidos cuando tenía cinco años, no puedo decir que soy méxicoamericano, no creo que los votantes latinos lo encontrarán auténtico”.

En anteriores debates, el tema de inmigración apenas se trató o se hizo mucho más someramente. Tampoco se mencionó casi nunca a América Latina. Pero en Florida estos son temas cruciales, en particular en el sur de la Florida donde vive la mayoría de los votantes latinos republicanos, considerados un voto decisivo en una contienda cerrada.

Los primeros veinticinco minutos del debate realizado anoche en Jacksonville se consumieron en discusiones sobre el tema de inmigración, luego de una pregunta realizada por un miembro de la audiencia del debate.

En particular, se discutió el concepto de “autodeportación” que Mitt Romney ha estado promoviendo y que es una idea que se origina del ideario de Kris Kobach, el abogado que escribió todas las leyes de control de inmigración de los estados, como la de Arizona y Alabama.

Romney defendió su idea indicando que sería viable que la gente decidiera irse si se les hacía imposible trabajar. Propuso “severas sanciones” para los empresas que contraten indocumentados. Gingrich dijo que había que aumentar la cantidad de las visas legales. Santorum estuvo de acuerdo y refrendó la necesidad de un programa fuerte de E-Verify para verificar documentos.

El moderador de CNN también interrogó a Gingrich sobre declaraciones que hizo en 2007 en las que identificaba al inglés “como el idioma de la prosperidad” y a hablar otros idiomas o la educación bilingüe como proponer “idiomas del guetto”.

Gingrich dijo ayer que no usó la palabra español, como se ha reportado, sino que se refería a no hablar inglés en los Estados Unidos y sí exclusivamente otros idiomas.

Rick Santorum y Ron Paul discutieron sobre América Latina. Santorum dijo que el Presidente Obama “se ha puesto del lado de los izquierdistas, los marxistas, no de la democracia, y de nuestros aliados en Colombia” e indicó que si llegara a presidente actuaría con decisión para promover la democracia.

Romney y Gingrich han dicho algo similar pero Paul cuestionó “esta idea de que para convencer a otros hay que usar la fuerza”. Paul indicó que los latinos eran las personas más opuestas a la guerra y que simpatizaban con su política de no intervencionismo.

A los candidatos se les preguntó a qué lider o político hispano considerarían para su gabinete.

Santorum mencionó al senador Marco Rubio de la Florida, como posible miembro de gabinete y Gingrich aumentó la apuesta diciendo que “pensaba en él para un puesto más clave”, aunque también mencionó a Susana Martínez, gobernadora de Nuevo México y a la Congresista Illeana Ross Lehtinen del sur de la Florida.

Romney indicó que “hay muchos hispanos calificados” y mencionó a Carlos Gutierrez, que ya fue miembro del gabinete de George W. Bush.

Todos los candidatos han mantenido una línea dura sobre el tema de Cuba aunque recientes encuestas indican que la opinión de los latinos republicanos de Florida ha ido cambiando y que la mayoría favorece una política más estratégica.

Paul fue aplaudido, sin embargo, cuando dijo que de presentarse la oportunidad, él hablaría con los Castro y les preguntaría “cómo hacemos para mejorar las relaciones”, agregando que las sanciones a Cuba “no dañan a los dictadores sino a la gente”.