Ahí viene el campeón

Tigres vencen a E-Tecos y llevan un año sin caer en el Volcán

Ahí viene el campeón
Alan Pulido deja fuera de acción a José Antonio Castro de E-Tecos. El juvenil de Tigres anotó el primer gol de los campeones.
Foto: MEXSPORT

MONTERREY, México.- Aunque se complicó de más un partido que parecía tener resuelto desde el primer tiempo, los Tigres vencieron a los Estudiantes Tecos y cumplieron un año sin perder en el Estadio Universitario.

Los felinos derrotaron por marcador de 2-1 a los zapopanos, que vendieron cara la derrota al dominar en el segundo tiempo, pero sin hacer lo suficiente para, por lo menos, empatar el juego.

Los Tigres llegaron a 21 partidos consecutivos sin perder en su casa, con 14 triunfos y sólo siete empates, para mantenerse entre los mejores cuatro equipos del Clausura 2012.

El actual campeón superó a su rival en todo durante la primera mitad, en la que marcó dos goles en los primeros 20 minutos y después tuvo ocasiones para convertir el partido en una goleada.

El juvenil Alan Pulido hizo el 1-0 apenas a los cinco minutos de juego, en una rápida escapada que inició en su propio campo y en la que aprovechó un error del defensa Juan Carlos Leaño para llegar hasta el área rival y definir ante Christian Martínez.

Tigres era superior y lo llevó al marcador a los 21’cuando José Rivas anotartras un buen pase de Pulido para el 2-0.

Los auriazules no parecían tener rival, los Estudiantes lucían condenados a una goleada. Sin embargo, desde la banca saltó Braulio Luna al campo por Leaño y el equipo dirigido de manera interina por Álvaro Galindo logró cambiar el trámite del juego.

Entre Luna, Rodrigo Ruiz y Rubens Sambueza inclinaron la cancha a su favor y a los 54 minutos, el “Pony” Ruiz “le sacó” una falta dentro del área Juninho y el árbitro Miguel Ángel Ayala marcó el penalti.

Sambueza se hizo cargo y cambió la falta por gol para el 2-1.

A partir de ahí, Tigres se perdió en la cancha y Galindo metió a José Reyes por Ruiz y luego al delantero Eduardo Lillingston por Freddy Bareiro.

Estudiantes mantuvo cierto control del juego, pero todo fue estéril. No se volvió a acercar con peligro a la portería de palos. Creó sensación de peligro, cierto, pero sin terminar sus jugadas.

Los Tigres, por su parte, se dedicaron a sobrellevar el juego y con eso les bastó para mantener su ventaja para lograr su segunda victoria del Torneo Clausura.