Nueva York le roba cámara a Los Ángeles

Muchos productores de TV, motivados por incentivos fiscales, han trasladado sus series

Nueva York le roba cámara a Los Ángeles
El conocido cartel de Hollywood, en California, parece que se quiere ir a Nueva York.
Foto: EFE

La popular serie de televisión Gossip Girl, que anoche transmitió su episodio número cien, retrata el privilegiado estilo de vida de los adolescentes de una exclusiva escuela de Manhattan. Aunque sus creadores planearon filmarla en Los Ángeles, eso jamás ocurrió.

Al final, su productora ejecutiva, Stephanie Savage, decidió grabarla en la “ciudad de los rascacielos”, a pesar de la enorme presión que ejercieron sobre ella para elegir una locación en esta metrópoli. “Se convirtió en nuestra misión: Nueva York o nada”, expresó hace unos días a la prensa.

Motivados por los incentivos fiscales, muchos productores de televisión han pensado igual: trasladar las cámaras a casi 2,800 millas de Los Ángeles. Tanto ha sido su interés, que en 2011 los enormes edificios, el icónico Central Park y otros sitios neoyorquinos sirvieron como telón de 23 series transmitidas en horarios de mayor audiencia, un aumento del 150% comparado con un año anterior.

En Los Ángeles, por el contrario, los dramas de televisión bajaron un 11.5% y los programas de realidad (TV reality) cayeron un 1.8%. En general, las series de la pantalla chica registraron un ligero descenso del 2.7%; sin embargo, el último cuarto del año cerró con un desplome del 10.6%.

“Debemos pelear para mantener y atraer más filmaciones y series de televisión de alto costo para que nuestras compañías y equipos sigan trabajando y nuestra economía siga a flote”, comenta Paul Audley, presidente de FilmLA, entidad que otorga los permisos de grabación en esta ciudad, al presentar las pocas alentadoras estadísticas anuales.

Solo de octubre a diciembre de 2011, este municipio perdió 10 series de corte dramático y de una hora de extensión, las cuales se fueron a otros estados, principalmente hacia Nueva York. FilmLA lo atribuye a que el gobierno neoyorquino ofrece un crédito fiscal cuatro veces mayor al de California.

La televisión era la última esperanza de Hollywood, cuando en el pasado reciente empezó a ver con preocupación el éxodo de producciones de películas.

Incluso el edificio de la Alcaldía de Los Ángeles, uno de los íconos de su industria cinematográfica, sigue golpeado por el paso de los “indignados” de Wall Street, ha sido sustituído en una película donde participa el actor Tom Cruise por el Ayuntamiento de Beverly Hills.

En Nueva York además se grabaron 140 programas de noticias, debates y de realidad, y otras 188 producciones para televisión, algo que se tradujo en 100 mil empleos y en un impacto de 5,000 millones de dólares a su economía.

Sólo la producción de comerciales le han sido fiel a la “Meca del Cine”: con más de 7,079 anuncios grabados en 2011, se registró un nuevo récord.

Tomando los más de 45 mil permisos de grabación de todo tipo, esta ciudad apenas terminó el año con un ligero incremento del 4.2%, el cual sigue siendo inferior a las cifras de 2009 .

“Si bien nos sentimos aliviados de ver las ganancias anuales en días de producción, en general no podemos tomar cualquier crecimiento por sentado”, dijo Audley.