Hay Payton para rato

El quarterback de los Potros no ha pensado aún en el retiro
Hay Payton para rato
Payton Manning ha robado cámaras al Super Bowl en Indianápolis.
Foto: AP

INDIANÁPOLIS, Indiana (AP).- Peyton Manning afirmó ayer que no planea retirarse y que su recuperación tras someterse a tres operaciones en el cuello marcha de acuerdo a los plazos fijados.

El quarterback de los Potros de Indianápolis señaló que pudo lanzar pases ayer en la mañana y que no tuvo problemas durante la sesión.

“Mi plan no ha cambiado”, dijo Manning al hablar con periodistas en un hotel tras el día de medios en el Lucas Oil Stadium previo al Super Bowl del domingo entre los Patriotas y Gigantes.

“La evolución marcha de acuerdo a lo que me dijeron los doctores. En eso estoy. Estoy enfocado completamente en la rehabilitación”, subrayó.

También consideró como prematuro el que se hable de su retiro: “No tengo la intención de hacer eso”.

En un mes tumultuoso para los Potros, las conjeturas sobre el futuro de Manning han eclipsado la antesala al Super Bowl, que por primera vez se disputa en esta ciudad.

Manning dijo que desearía no ser un distracción. “No debería ser así. No creo que seguirá así al transcurrir la semana”, manifestó.

Manning lleva más de un año sin jugar tras sufrir la dolencia en un nervio, que provocó debilidad en el brazo con el que lanza pases. Se operó el cuello en mayo y luego se sometió a una cirugía mucho más amplia en septiembre

Los doctores debieron soldar dos vértebras, un procedimiento que le dejó fuera durante toda la temporada.

Sin Manning, los Potros fueron un desastre al terminar con una marca de 2-14.

Se ha conjeturado mucho sobre su recuperación, los riesgos a los que se expondrá si retorna, si los Potros le pagarán a Manning los 28 millones de dólares en concepto de bono a comienzos de marzo para evitar que no se declare agente libre.

Y la máxima interrrogante: ¿decidirá retirarse a sus 36 años? El asunto, obviamente, acabó como tema de conversión en la semana que antecede el Super Bowl.

Después de un entredicho la semana pasada entre el mariscal de campo y el dueño de los Potros, Jim Irsay, los dos emitieron un comunicado conjunto para evitar polémicas durante el Súper Bowl.

Pero la estrategia no ha surtido efecto. En una rueda de prensa con el gobernador de Indiana y los organizadores del partido, Irsay debió responder a preguntas sobre el futuro de Manning. Señaló que no deseaba referirse al asunto.