Aumenta demanda de programas de idiomas en escuelas públicas

Aumenta demanda de programas de idiomas en escuelas públicas
Olympia Kyriakidis, directora de la primaria Riverview, explica el programa de inmersión de idiomas a los padres de familia.
Foto: EFE

SAN DIEGO (EFE).- Los programas de idiomas en las escuelas públicas de California crecen cada año a pesar de las limitaciones económicas del estado, donde el español es el curso más solicitado entre los estudiantes que quieren aprender otra lengua.

En el condado de San Diego, por ejemplo, estos programas en la ultima década han pasado de nueve a 48. Las escuelas públicas en el condado, además del español, ofrecen programas de francés, alemán, mandarín y, próximamente, hebreo.

El español se mantiene como una de las áreas de crecimiento, aun cuando los votantes de este estado aprobaron en 1998 una propuesta para prohibir la educación bilingüe en el estado.

“Conceptualizamos el español como una habilidad necesaria para la economía global, haciendo énfasis en presentar a estudiantes con diferentes acentos además del mexicano, con maestros de Puerto Rico y España que tenemos ahora en programas de intercambio”, dijo a Efe Olympia Kyriakidis, directora de la escuela primaria Riverview, al este de San Diego.

Esta escuela adoptó el programa de idiomas en 2006, con la enseñanza del español, y añadió el mandarín en 2008, con una matriculación que ha ido de 300 a 667 estudiantes.

Riverview ofrece instrucción desde preescolar hasta el octavo grado a través de la cual los niños comienzan sumergiéndose completamente en el español, y para el grado quinto comparten el tiempo de educación a partes iguales con el inglés.

Además, un día a la semana, tienen instrucción en mandarín si así lo prefieren, aunque la escuela también ofrece la opción de instrucción primaria en mandarín con exposición al español.

Kyriakidis dijo que pese a que la escuela cuenta con un 30 por ciento de niños hispanos, cerca del 75 por ciento de los estudiantes reciben énfasis en instrucción en español.

“Pese a que ésta es un área tradicionalmente conservadora y anglo, los padres de familia valoran lo que el aprendizaje de idiomas ofrece para una sociedad multicultural y tenemos familias de todo San Diego que manejan hasta una hora cada día para participar de esta experiencia”, dijo Kyriakidis.

Brian Bristol, superintendente del Distrito Escolar Unión de Lakeside, sede de la escuela Riverview, dijo a Efe que los programas duales preparan a los estudiantes para una sociedad global, permitiéndoles mejorar sus calificaciones en exámenes estandarizados tanto en su idioma nativo como en su segunda lengua.

Bristol dijo que mientras en el viejo modelo de educación bilingüe los alumnos reciben instrucción en dos idiomas al mismo tiempo, utilizando su idioma materno como un escalón hacia el inglés, en el modelo de inmersión dual “tienen que conocer bien un idioma primero antes de que sean introducidos a un segundo o tercero”.

La escuela Riverview, dijo Bristol, se ha beneficiado del hecho que los padres de familia comparten esta visión educativa, al extremo que el 60 por ciento de los estudiantes de su programa vienen de fuera del distrito.

Para Erin Kieffer, de ascendencia mexicana pero que no aprendió el español cuando era pequeña, el que su hija Jada pueda acudir al preescolar en Riverview hace posible que puedan reconectarse con parte de su herencia cultural.

“Vivimos en California, donde tanta gente lo habla (el español), así que quiero que ella tenga la oportunidad de aprenderlo, porque a mí me hubiese gustado tener esa oportunidad”, dijo Kieffer a Efe.

Kyriakidis consideró que no es necesario invertir grandes recursos a fin de establecer programas de inmersión de idiomas, y que éstos en cambio pueden revivir a escuelas que experimentan problemas sin que sufra su matriculación.

Destiny Rodbold, de 11 años, estudiante de Riverview, dijo a Efe que está emocionada de poder hablar con fluidez el español y que la escuela le haya enseñado a asumir posiciones de liderazgo que pone en práctica al coordinar empleos para estudiantes dentro de la propia escuela.

“Formamos parte de una transformación en modelos escolares que se alejan de la enseñanza solo para pasar exámenes, finalizó Kyriakidis.