Hispano es cortejado por precandidatos

Sandoval, otro
Hispano es cortejado por precandidatos
Brian Sandoval, es el gobernador de Nevada y también fue juez federal.
Foto: AP

CARSON CITY, Nevada.- – Quien triunfe en las asambleas partidarias del sábado en Nevada, lo hará sin el apoyo de Brian Sandoval, el popular gobernador del estado y una de las figuras hispanas con las que los republicanos intentan captar el voto de esa comunidad.

Sandoval invitó a los aspirantes republicanos a su oficina esta semana, pero se abstuvo de brindarle su apoyo a ninguno. La única esperanza que tenían Mitt Romney, Newt Gingrich, Ron Paul y Rick Santorum si decidían visitarlo en Carson City era recibir una sonrisa y un apretón de manos. No su respaldo público.

“No hay un solo candidato al que no le encantaría contar con su apoyo, de eso no hay duda”, declaró Bob List, ex gobernador republicano de Nevada.

Sandoval se jugó de entrada por Rick Perry en las primarias republicanas, pero el gobernador de Texas se retiró de la contienda tempranamente tras los malos resultados de Iowa y New Hampshire.

Ahora Sandoval se compromete a darle “pleno apoyo” a quien gane las primarias, sin apostar por nadie.

¿Es una maniobra política astuta o una actitud cautelosa, de alguien que no quiere equivocarse dos veces?

Tal vez un poco de ambas cosas. “Es riesgoso apoyar a otro candidato”, dijo Robert Uithoven, estratega republicano. “Está haciendo lo indicado a esta altura”.

Tras apostar a perdedor la primera vez, mantenerse al margen ahora le permite a Sandoval preservar su popularidad y usarla cuando su partido más lo necesita, en la recta final de la campaña presidencial en la que los republicanos tratarán de desalojar de la Casa Blanca a Barack Obama.

El gobernador, de ascendencia mexicana, resiste la tentación de encolumnarse detrás de Romney, como ha hecho todo el establishment republicano de Nevada. El propio Romney mencionó a Sandoval en un debate en la Florida el mes pasado y dijo que era uno de los principales candidatos hispanos a ocupar un puesto en su gabinete si llega a la Casa Blanca.

Sandoval llegó a la gobernación hace un año, como parte de una oleada republicana que arrasó en las elecciones estatales de todo el país. Es el primer gobernador hispano de Nevada.

Ex procurador general del estado, Sandoval renunció a ser juez para postularse a gobernador. Derrotó al gobernador de entonces Jim Gibbons en las elecciones internas republicanas luego de prometer no subir los impuestos, congraciándose con el tea party y pintándose como conservador. Con ese fin, adoptó una línea dura en el debate en torno a la inmigración ilegal y apoyó la severa ley de Arizona diseñada para combatir a los extranjeros sin papeles.

Logró el apoyo hispano en las elecciones generales e insistió en su posición de no subir impuestos, con lo que derrotó a Rory Reid, hijo del líder de la mayoría del Senado Harry Reid.

A lo largo del año pasado los líderes republicanos lo usaron junto con el senador de la Florida Marco Rubio y la gobernadora de Nuevo México Susana Martínez para tratar de atraer hispanos, una comunidad que tiende a votar por los demócratas.

El Comité Nacional Republicano piensa usar a Sandoval y los demás en estados reñidos, en los que cualquier voto que puedan captar podría marcar la diferencia.

Ninguno de los aspirantes vino al Capitolio estatal, probablemente porque Sandoval dejó en claro que se iba a mantener neutral tras la fallida campaña de Perry. Gingrich pidió reunirse con él, pero canceló el encuentro aduciendo problemas de tiempo.

Santorum llamó a Sandoval al jueves. Según un asistente del gobernador, Sandoval “le dio la bienvenida a Nevada y la agradeció el haber venido”.

“No importa quien sea el nominado, Sandoval va a ser tenido en cuenta”, pronosticó el consultor republicano Sig Rogich, quien asesoró a varios presidentes republicanos. “Todos quieren a Sandoval, está muy bien ubicado”.