Cambio de aires ¿les caerá bien?

Pujols con Angels, Reyes en Florida y Fielder en Detroit inician nueva era
Cambio de  aires ¿les caerá bien?
Albert Pujols estrenará la nueva 'piel' en pretemporada.
Foto: AP

NUEVA YORK (AP).- Albert Pujols, Prince Fielder y José Reyes tienen algo en común. Son tres jugadores que sólo habían conocido un equipo en sus carreras en las Grandes Ligas, convirtiéndose en los más idolatrados de esas franquicias.

Esta primavera, los tres deberán familiarizarse con nuevos equipos, nuevos mánagers, nuevos compañeros, nuevos aficionados y nuevos vecinos.

Tras uno de los recesos de temporadas más impactantes de los últimos tiempos, Pujols decidió mudarse de San Luis a Anaheim; Fielder pasó de Milwaukee a Detroit; y Reyes dijo adiós a Nueva York para instalarse en Miami.

¿Qué ocurre cuando se marcha un pelotero que ha representado tanto en su ciudad?

Pues no queda más que resignarse.

Así se ha hecho en San Luis, donde hace algo más de tres meses celebraban la segunda Serie Mundial de la era Pujols.

Después de 10 años con los Cardenales, en los que el primera base labró un legado suficiente para entrar al Salón de la Fama, el dominicano Pujols se dejó seducir por la oferta de 240 millones de dólares y 10 años de los Angels.

“Fue algo muy sensible”, explicó Pujols tras ponerse su nueva camiseta color blanco de los Serafines, ya sin el logotipo con los pajaritos rojos.

Todo se concretó en cuestión de 36 horas, una vez que el dueño de Angels, Arte Moreno, se decidió a ofrecer un contrato imposible de rechazar.

“Cuando sientes que hay alguien que te quiere tener como sea y está haciendo todo lo que se puede para traerte a ese equipo, es algo realmente único”, añadió el nuevo astro del conjunto californiano.

San Luis, por su parte, volteó la página. Los Cardenales planean poner a Lance Berkman para cubrir la inicial y contrataron al jardinero Carlos Beltrán para tapar el hueco dejado por alguien que disparó 445 jonrones y produjo 1.329 carreras a lo largo de 11 campañas. Nadie ha tenido semejante producción en ese lapso de tiempo.

También en el pasado quedó el nombre del restaurante con el apellido del dominicano, el “Pujols 5”.

“Quedamos en buenos términos. Le deseo lo mejor y él nos desea lo mejor”, dijo Patrick Hanon, el dueño de un restaurante que ahora se llama el “Hall of Fame Sports Bar and Grill”.

Así es la vida en el beisbol, hay que seguir adelante.

Y la actividad se reanuda este fin de semana con los primeros entrenamientos de primavera en la localidad de Peoria, Arizona.

Los lanzadores y receptores de los Marineros de Seattle arrancan una semana antes que los demás debido a que su inicio de temporada regular será en Tokio con una serie de dos juegos, el 28 y 29 de marzo, ante los Atléticos de Oakland.

Se supone que los Atléticos debieron haber hecho otro tanto, pero este es un equipo que trata de ahorrarse el más mínimo centavo y no adelantaron sus planes.

Atléticos no es el único equipo que se ha apretado el cinturón en cuanto a sus finanzas.

Afligidos por los problemas de su dueño Fred Wilpon, que dentro de un mes afronta un juicio vinculado al fraude de Bernard Madoff, los Mets han reducido en casi 50 millones de dólares su nómina de salarios.

Ni siquiera se inmutaron en responder con una oferta propia cuando los Marlins pusieron la suya sobre la mesa por Reyes.

“Quizás le debí haber mandado una caja de chocolates”, respondió el gerente de los Mets, Sandy Alderson, cuando supo que el campocorto dominicano se quejó del desinterés del conjunto al que hizo vibrar con su espectacular velocidad en las bases (99 triples y 370 robos en nueve años).

Los cánticos de “José, José, José” quizás retumben en Miami, donde los Marlins abren las puertas de un nuevo estadio en la Pequeña Habana y que costó 515 millones de dólares.

El estadio será el escenario del primer juego de la campaña regular en Estados Unidos cuando el 4 de abril reciban a los Cardenales.

Para variar, los Marlins dejaron de ser frugales y estuvieron entre los equipos que más dinero invirtieron en agentes libres al desembolsar un acumulado de 191 millones por Reyes, el abridor Mark Buehrle y el cerrador Heath Bell.

Los tres se reportarán bajo las órdenes del nuevo mánager Ozzie Guillén, quien también convenció a los directivos para cerrar un canje con los Cachorros de Chicago para traer a su compatriota venezolano Carlos Zambrano para sumarle a la rotación de abridores.

Fielder nació en 1984, justamente el año que Detroit ganó su última Serie Mundial.

Como es habitual con los representados por el agente Scott Boras, el inicialista estuvo disponible como agente libre hasta bien avanzado el mes de enero.

Cuando se hablaba de Washington, Texas y Seattle como posibles destinos, los Tigres salieron de la nada tras producirse la lesión de su bateador designado/receptor Víctor Martínez.

“Es como un sueño hecho realidad”, dijo Fielder tras firmar el cuarto contrato más jugoso en la historia: 214 millones por nueve años.

Pero su llegada a Detroit obligará a Miguel Cabrera, otro artillero de renombre, a cambiar de posición, de la inicial a la antesala, exponiendo a los Tigres a dolores de cabeza en el plano defensivo.

A otros no les importa que Pujols y Fielder cambien de circuito.

“Me parece fabuloso. Ya no tendré que lanzar frente a ellos”, dijo Tim Lincecum, el as de los Gigantes de San Francisco.