‘No estamos muertos…’

‘No estamos muertos…’
Ricardo Bocanegra (i) y Marco Fabián (d), miembros de la selección mexicana de fútbol que participará en el próximo preolímpico.
Foto: Archivo / EFE

MÉXICO, D.F. (NTX).- Marco Fabián, mediocampista de Chivas, expresó ayer que “no estamos muertos” en la aspiración de clasificar del equipo a la Liguilla por el título del Clausura 2012, pero aceptó que el equipo ya tocó fondo.

También reconoció que “duele, se siente una gran impotencia y frustración” ver al conjunto en último lugar de la clasificación general de la competencia con apenas un punto como resultado de un empate y cinco derrotas.

Respecto a la cascada de comentarios hacia el Rebaño Sagrado, respondió: “Son cosas que a veces se dan por el nivel del equipo, que de repente no se juega tan mal, hay momentos buenos y no caen los goles. ¿Qué te digo?, creo que no hay comentarios más de lo que se está viendo en Chivas, nos queda no bajar los brazos y tratar de pensar en el primer título”.

Del estado del conjunto comentó: “Sí, claro que duele, es una gran impotencia, una gran frustración de ver a Chivas en estos momentos, creo que nosotros como jugadores somos los más responsables, los que sentimos más el dolor de estar en último lugar, pero también como responsables somos los primeros en querer sacar esto adelante y sentimos un gran compromiso, y en cada uno de nosotros debe haber una gran claridad para sacar a las Chivas adelante”.

Luego reconoció que el cuadro rojiblanco ya tocó fondo, pues nunca el Guadalajara había estado como en este momento, “y es algo que duele, es doloroso”, pero dejó en claro que no están “muertos” y que todavía aspiran al torneo local y a la Copa Libertadores.

Agregó: “Lo menos que podemos hacer es pensar en dejar de hacer las cosas, en bajar los brazos, así que el siguiente partido va a ser una buena oportunidad para obtener el triunfo y, de lograrlo, nos va a dar mucha confianza”.

Respecto a una posible decisión del dueño del equipo, Jorge Vergara, de presionar a los jugadores afectándoles el bolsillo, respondió que tendrán que aceptar las decisiones del mandamás.

“Él es quien manda, él tiene la última palabra, pero creo que nosotros tenemos que adaptarnos a lo que venga, más en el fondo de pensar en algún castigo es retomar la confianza, lo que hicimos en el torneo pasado, hacer en la cancha lo que nos toca para evitar cualquier cosa”.