Exigen justicia para sus muertos

Hondureños en California exigen se investigue el incendio

Exigen justicia para sus muertos
Familias esperan en la morgue de Tegucigalpa, Honduras, a que les entreguen los cuerpos de los reos que murieron.
Foto: EFE

Los familiares de algunos de los que fallecieron en el incendio de la prisión de Comayagua, Honduras, que residen en Los Ángeles, así como organizaciones comunitarias de hondureños, exigen una investigación sobre una de las mayores tragedias en el sistema penitenciario de ese país.

El consulado de Honduras en esta ciudad tramitó ayer pasaportes para varios familiares de personas que murieron en el incendio.

Un informe revelado por la agencia de noticias AP revela que del total de 856 personas en esta prisión, más de la mitad estaban a la espera de juicio o no habían sido sentenciados.

Aunque estaba preso, Carlos Paz hablaba por teléfono con su hermano César, en Los Ángeles, cada dos semanas. Para Carlos era importante mantener el contacto con su hermano y César siempre estaba disponible para tomarle la llamada y preguntarle “¿cómo estás?”.

“Exigimos al gobierno de Honduras que haga una investigación para saber qué fue exactamente lo que sucedió. No es posible que estén sucediendo tragedias de esta magnitud sin que se identifiquen las causas”, dijo Xiomara Fields, directora de Casa del Hondureño.

Ayer Fields buscaba vuelos hacia Honduras. Esta organización se ofreció a pagar por el boleto de avión de Ana López, madre de Nelson Ávila López, un joven de 20 años de edad quien fue deportado hace casi cuatro meses y detenido por el gobierno al regresar a su país, según informó el abogado Joseph Huprich.

Para Leoncio Velázquez, presidente de Hondureños Unidos en Los Ángeles, este es una tragedia enorme que ya había sucedido en dos ocasiones anteriores, aunque en menor magnitud.

“La delincuencia en Honduras está terrible, hay mucho narcotráfico, secuestro, extorsión, pero no justica la mora en los juzgados. Hay muchas personas detenidas por mucho tiempo sin que haya tenido un juicio, sin que haya sido encontrado culpable y algunos sin ni si quiera haber sido sentenciados”, dijo Velázquez, quien aboga por un cambio en el sistema penitenciario en esa nación.

Cecilia Rodríguez, presidenta de la Alianza Hondureña –otra organización de ayuda-, dijo que nadie merece morir de la forma en que estos hombres fallecieron, quemándose vivos mientras luchaban por encontrar una salida.

“Estamos hablando del hijo de alguien, del hermano, del papá o del esposo. Como sea, aunque haya cometido algún delito, son personas que tienen a seres queridos”, dijo Rodríguez.

Hay varias teorías sobre el incendio. Una de éstas es que fue provocado por un reo, mientras que otra teoría considera posible que el fuego lo inició un corto circuito en el sistema eléctrico.

“Cualquiera que haya sido la causa, tenemos derecho a saber qué sucedió. Los familiares tienen derecho a saber que originó esta tragedia, que creo que nos ha conmovido a todos”, acotó Velázquez.