Pases Cortos

El Colo Colo regresó ayer a la senda de la victoria al imponerse por 3-1 al Unión La Calera, en el Estadio Monumental, en el cierre de la cuarta jornada del Apertura del balompié chileno.

Con anotaciones de Rodrigo Millar, Esteban Paredes y Roberto Gutiérrez, los albos cumplieron su mejor actuación en esta fase del campeonato; un impecable tiro libre de Fernando Manríquez descontó para el Unión La Calera.

Con este resultado, el Colo Colo saltó al segundo lugar de la clasificación, a sólo un punto del Wanderers, con el que se va a encontrar dentro de dos jornadas más.

El delantero argentino Roberto Nanni marcó ayer el gol del triunfo (1-0) del Cerro Porteño ante su homónimo Cerro Porteño, de Presidente Franco, recientemente ascendido a la Primera División, en un partido de la tercera jornada del Torneo Apertura paraguayo.

Nanni, goleador de la edición 2011 de la Copa Libertadores con siete dianas, marcó al minuto 15 del encuentro disputado en el Estadio del Cerro, la “Olla Azulgrana”, en Asunción.

El equipo, dirigido por el argentino Mario Grana, marcha ahora con seis puntos, tres unidades menos que el líder del campeonato, el Sol de América.

Atlético Nacional de Medellín, que venció 3-2 a Millonarios el sábado, es líder solitario de la Liga Colombiana tras finalizar ayer la cuarta jornada en la que destacaron también los triunfos del Itagüí, del Atlético Pasto y del actual campeón Atlético Junior.

Entre tanto, el Itagüí continuó sorprendiendo con su gran campaña en el torneo, en el que ahora es segundo, con ocho puntos, tras imponerse ayer por 3-1 al Real Cartagena con goles de Cléider Alzate, Efraín Viáfara y Javiér López. Por el Cartagena marcó Óscar Castillo.

El Cerro se convirtió en el primer puntero del Clausura uruguayo con su victoria del sábado por 1-4 ante el Cerrito, en el primer partido del torneo, en una jornada en la que el Nacional venció al River Plate por 3-2.

El Cerro, que en el Apertura quedó de séptimo, comenzó con un juego sensacional que desbordó desde el primer minuto a sus rivales, que incluso pudieron haber recibido una goleada mayor.

El resultado y el futbol desplegado por el Cerro lo convirtió automáticamente en un adversario de cuidado de cara al futuro, mientras que el Cerrito, que se encuentran en peligro de perder la categoría, recibió un aviso de lo mucho que tiene que mejorar si quiere seguir en la máxima división del futbol charrúa.

Servicios de La Opinión