En tremendo bochinche Juan Luis Guerra

Hoy tuvo que desmentir que había abandonado su iglesia por celos de su esposa

San Juan, 21 de Febrero – El cantautor dominicano Juan Luis Guerra desmintió hoy a través de sus representantes en San Juan la noticia de que supuestamente había abandonado su congregación por celos de su esposa, Nora.

Guerra sostuvo en un comunicado de prensa que difundió la oficina de manejo del puertorriqueño Angelo Medina, que desde hace 12 años, lleva congregándose en “una sola iglesia”, Más que vencedores, de la cual es el director de alabanza y adoración, función que describió como “el mayor privilegio que un músico puede tener”.

“El Señor me guió a ella, no hombre alguno. Hoy y siempre le cantaré”, aseguró el intérprete de éxitos como “El costo de la vida”, “Rosalía”, “Woman de El Callao”, “Visa para un sueño”, “Burbujas de amor” y “Ojalá que llueva café”.

El reconocido músico afirmó que su compañera ha sido su “mayor bendición”, la que lo ha ayudado a levantar sus manos “cuando me faltan las fuerzas” y que tras 26 años de matrimonio, “sigo creyendo que su amor me queda grande”.

Agregó que su pastora, a quien llamó mama Sarah, es “un regalo del cielo” y agradeció la oportunidad “por enseñarnos que el reino de Dios lo heredan los valientes”.

Según recogen medios dominicanos, la pastora y comunicadora Lucy Cosme sostuvo que Guerra dejó de asistir hace varios años a la congregación donde se bautizó porque supuestamente la esposa del cantante la acusó de estar enamorada de él y de quitarle su dinero.

La pastora dijo que fue la primera persona que bautizó a Juan Luis Guerra cuando éste decidió seguir el cristianismo, y afirmó que fue su guía espiritual durante unos cuatros años, cuando el autor de “La bilirrubina” mantuvo un retiro voluntario de los escenarios.

Cosme, que hizo sus declaraciones en el programa de televisión dominicano “El especial con Colombia Alcántara”, afirmó que el alejamiento de Guerra de su ministerio le produjo “una gran tristeza”, pero que ante la situación presentada con la esposa del artista, decidieron mutuamente alejarse de forma permanente.

Aseguró que conoció a Guerra como cliente de una institución bancaria en Santo Domingo donde trabajaba, y que años después volvieron a encontrarse en la iglesia evangélica que ella dirigía.

Expresó que actualmente, a sus 48 años, es mucha la satisfacción y dicha que ha recibido, ya que está felizmente casada y dirige un hogar de acogida donde decenas de niños rescatados de las calles reciben educación, techo y apoyo espiritual.