Soria llega con nuevo candado

Cerrador mexicano de Reales trabajó duro para cerrar todas las puertas

Soria llega con nuevo candado
Joakim Soria está dispuesto a recuperar su conocido nivel.
Foto: AP

SURPRISE, Arizona.- No le digan al mexicano Joakim Soria que los entrenamientos primaverales de los Reales acaban de comenzar.

El estelar cerrador de Kansas City ha estado trabajando, y fuerte, desde hace tres meses.

Soria dispuso de los campos de entrenamiento y el gimnasio en las instalaciones del club en esta ciudad, desde finales de noviembre y ha estado entrenando fuerte desde entonces.

Así que cuando se unió a las primeras prácticas oficiales para lanzadores y receptores de los Reales esta semana, traía una evidente musculatura, un excelente estilo de lanzar y mucha confianza.

El derecho normalmente pasa gran parte de la temporada muerta en su natal México. Esta vez, después de una campaña poco usual para Soria en el 2011, viajó a Arizona.

Y aunque regresó a su país para la Navidad, decidió que el mejor regalo para su familia, para él y para el equipo era llegar rejuvenecido.

“Tenemos todo el lugar para entrenar”, dijo Soria. “Tienes las instalaciones, los entrenadores, los preparadores físicos. Lo tienes todo aquí así que comencé mis entrenamientos primaverales en noviembre”.

En las primeras cuatro temporadas de Soria con los Reales, tuvo un promedio de efectividad de 2.10. Tras convertirse en el taponero de tiempo completo el 31 de julio del 2007, en su año como novato, ha registrado 122 rescates en 132 oportunidades, 92.4%, que lo coloca de segundo en el mismo transcurso detrás del panameño Mariano Rivera, leyenda de los Yanquis de Nueva York.

Pero la temporada pasada Soria solamente logró 28 juegos salvados en 35 oportunidades y su efectividad aumentó a 4.03. Los siete rescates que echó a perder fueron más de la mitad que tuvo en las últimas cuatro campañas (13).

Las cosas salieron tan mal que a finales de mayo el serpentinero y su mánager, Ned Yost, decidieron que era momento de salir del papel de cerrador por un tiempo.

Yost captó que algo no estaba funcionando bien en la mecánica de Soria.

“Creo que no terminó bien sus lanzamientos”, expresó Yost. “Cuando toma su comando puede ser uno de los más impecables en las Grandes Ligas. Solamente perdió su forma y no pudo mantener la pelota abajo en la zona de strike. Lo que hace que la pelota se vea más grande y más fácil de batear”.

Por eso Soria permitió la mayor cantidad de su carrera en imparables (60), carreras (29) y cuadrangulares (7).