Rechazan presencia policial en escuelas

Sigue a La Opinión en Facebook
Rechazan presencia policial en escuelas
Un promedio de cinco estudiantes son arrestados cada día en las escuelas, según cifras reveladas ayer frente a One Police Plaza.
Foto: HUMBERTO ARELLANO / EDLP

NUEVA YORK – Un promedio de cinco estudiantes por día son arrestados en las escuelas públicas de la ciudad, según estadísticas dadas a conocer ayer por un grupo que aboga por la dignidad en los planteles educativos.

Las cifras reveladas por la coalición “Dignidad en las Escuelas”, indican que en el último trimestre del año pasado, fueron arrestados 279 estudiantes, de los cuales 60.3% eran afroamericanos y 33.2% latinos.

Cerca de un 19% de los arrestados eran menores, entre las edades de 11 a 14 años. Las cifras fueron provistas por el Departamento de Policía, bajo el Acta de Seguridad Estudiantil que requiere a la uniformada formular un reporte trimestral de arrestos e incidentes en los planteles educativos. Se informó que más de la mitad de los arrestos se produjeron en los condados de El Bronx y Brooklyn.

A Esperanza Vázquez, residente en El Bronx, las cifras no le causaron ningún tipo de asombro, pero sí una inmensa preocupación. “A nuestros hijos se les está empujando más a las cárceles que a las universidades”, manifestó.

Grover Vázquez, de 10 años y estudiante de quinto gado en la Escuela 55, de El Bronx, admitió que de vez en cuando tiene miedo por el ambiente que se vive en su plantel. La semana pasada, según indicó el niño, un compañero suyo fue arrestado.

Donna Lieberman, directora de la Unión de Libertades Civiles en Nueva York (NYCLU) dijo que las cifras sólo confirman que muchos de los alumnos son tratados como criminales por infracciones menores y empujados al sistema judicial.

Las cifras indican que en el mismo período fueron amonestados 532 estudiantes, un 75.6% hombres, 63% por conducta desordenada y 13% por posesión de un cuchillo o arma de fuego.

La Campaña Dignidad en las Escuelas argumenta que ofensas como conducta desordenada, posesión de un teléfono celular o vandalismo menor no son problemas que afectan la seguridad pública, que deberían considerarse como asuntos de disciplina y manejados por personal escolar.

Sarah Arvey, maestra de secundaria, calificó de “irónico”, el hecho que en las escuelas haya más policías que consejeros. “Si se habla de déficit en el presupuesto por qué no invertir más en nuestros niños”, puntualizó.

Al cierre de esta edición, ni el Departamento de Educación ni de la Policía, dieron su comentario al respecto.