María Celeste Arrarás: Siempre al rojo vivo

Maria Celeste Arrarás repasa su carrera en TV

María Celeste Arrarás
María Celeste Arrarás
Foto: Telemundo

María Celeste Arrarás no se siente estrella. Ella se siente como una amiga más de los televidentes que ven a diario la revista noticiosa Al rojo vivo con María Celeste, por Telemundo.

“¡Eso de estrella, para mí, nunca!”, exclamó con voz enfática la periodista boricua en una entrevista con ¡holaLA!, durante un desayuno reciente que tuvo con los medios de comunicación de Los Ángeles.

“A mí gusta que la gente se sienta en confianza cuando habla conmigo. Porque, ¿sabes qué?, yo siempre he seguido un consejo sabio que me dio mi padre: ‘en la vida hay que ser sencillo y genuino, y siempre tener los pies bien puestos sobre la Tierra'”.

La presentadora y directora del contenido editorial de Al rojo vivo con Maria Celeste asegura que estas cualidades las aprendió no de palabra sino con el ejemplo que su progenitor -José Enrique Arrarás, un expolítico de Puerto Rico-, le dio. “Mi padre siempre tuvo un saludo y una sonrisa para toda persona grande o chica que se le acercaba, porque para él toda persona merece ser tratada de manera especial”.

Y con estas dos cualidades es que la nacida en Mayagüez, Puerto Rico, ha dirigido su espacio televisivo que también se transmite por cable en 15 países de América Latina, Europa y el Medio Oriente.

“A mí me encanta cuando la gente se me acerca para contarme sus problemas y los de su comunidad? y de verdad que me siento feliz de ser parte de su mundo y de poder sacar de sus conversaciones algún tema informativo que le sirva a los televidentes”, dice la exmodelo de 51 años.

Arrarás dio sus primeros pasos en la televisión de habla hispana de Estados Unidos en el programa Primer Impacto de Univision. Dicho programa lo condujo de 1994 a 2002, y de allí saltó a la cadena Telemundo para tener “control total de mi carrera periodística y producir un programa donde mi lineamiento editorial tuviera inherencia”.

Al rojo vivo con María Celeste celebra este año una década de informar, educar y divertir a los espectadores de habla hispana de este país en un horario estelar. Ante el aniversario, la presentadora dice: “¡Fíjate tú!, ya son diez años? y ante cualquier expectativa negativa que haya tenido, el programa duró”.

La egresada de la facultad de comunicaciones y relaciones públicas de la Loyola University New Orleans sostiene que su revista noticiosa fue aceptada por “el contenido diverso que ofrece y la forma como trata las noticias? y, sobre todo, por el contenido de segmentos que ayudan a mejorar la vida de los televidente y ponen un tema importante para discutir y pensar a la hora de la cena”.

“Creo que Al rojo vivo con Maria Celeste gustó también por la dirección que le di: estar alejado de la noticia amarillista, así como de no entregar la noticia tal como llega escrita por los cables de los servicios noticiosos. Nunca me ha gustado ser una presentadora que se sienta ante un teleprompter a leer noticias. Considero que soy una periodista pensante que tiene cabeza”, acotó convencida la entrevistada.

La ganadora de un premio Emmy en 2005 -por su destacada trayectoria profesional-, vivió dos años en California cuando trabajaba con Univision. Durante su estadia en este estado “me enamoré de su gente y cuando me mudé a Miami, donde tengo ahora mi casa, dejé mi corazón en California”.

Es así que por sentirse “una californiana frustrada” en estos días se encontraba con su equipo de producción en Los Ángeles grabando su programa televisivo desde la popular Plaza México en Lynwood.

“Ha sido un reencuentro muy agradable con la gente”, dice. “Y de ahora en adelante estaremos viniendo más seguido por Los Ángeles, porque indiscutiblemente esta ciudad, y este estado, es toda una colmena de noticias por su ubicación geográfica que tiene frontera con México”.

Resumiendo los éxitos que ha tenido su carrera periodística, la autora del libro titulado El secreto de Selena asegura sentirse satisfecha con su trayectoria. “Pero no me siento como una sabelotodo”, denota. “Siempre hay algo nuevo que aprendo diaramente”.