Vázquez Mota: no habrá tregua contra el crimen

Sin embargo los crecientes índices de rezago educativo y pobreza alimentaria en México elevan las críticas hacia el desempeño de Josefina como titular de la SEP y la SEDESOL.

Vázquez Mota: no habrá tregua contra el crimen
Josefina Vázquez Mota recibió a La Opinión en su despacho en la colonia Polanco.
Foto: Gardenia Mendoza / La Opinióñ

MÉXICO, D.F.- Josefina Vázquez Mota ha logrado lo que todas las mujeres quieren del mundo masculino: respeto más allá del género. En la última década se volvió una pieza clave en el ajedrez político mexicano, indispensable para dos presidentes del país como funcionaria y parachoques en las negociaciones más ácidas con los “barones” de la oposición.

¿Cuál es su secreto? La candidata presidencial por el gobernante Partido Acción Nacional (PAN) sonríe alargando las comisuras de los labios y entrecierra los ojos sentada en una mesa que bien podría ser un comedor para la cena de Año Nuevo de una familia numerosa.

“Todos los días, cuando me despierto y me preparo para trabajar, nunca pienso que soy mujer, sino en la agenda que tengo pendiente”, comenta.

“Sigo reglas básicas: relaciones claras y honestas, cumplimiento de la palabra y mucho diálogo porque soy una política con convicciones, pero no soy dueña de la verdad”.

Vázquez Mota recibe a La Opinión en un despacho de aire afrancesado en la calle Cicerón, en la colonia Polanco, el barrio residencial más cosmopolita de la Ciudad de México, donde conviven, entre otras, comunidades judías, alemanas, libanesas y españolas.

Saluda de beso y con fuerte apretón de mano. “Gracias por venir, el periódico y el tema migrante, los conozco bien”, dice como exsecretaria de Desarrollo Social en el periodo presidencial de Vicente Fox, una de sus etapas políticas más polémicas al pasar de una desconocida curul legislativa plurinominal a administrar la pobreza.

“Caminé a lado de los migrantes en La Villita y empezamos a multiplicar el programa de remesas comunitarias: empezamos con 20 clubes y terminamos con más de 1,000”, comenta.

Hoy promete que de llegar a la presidencia creará una “Subsecretaría del Migrante” dentro de la cancillería para construir una agenda que “ellos mismos encabecen”.

Acusa al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de obstaculizar la credencialización del Instituto Federal Electoral (IFE) fuera del país al no dictaminar las propuestas para mejorar el voto de los mexicanos en el exterior como no quiso tampoco la reelección legislativa.

“El PRI quiere mantener una red de burocracia partidista y no quiere trasladar al ciudadano un pedazo de poder porque ahora son los jefes de partido o los gobernadores quienes deciden y mandan”, lamenta. “Están administrando sus prebendas”.

La candidata, nacida en el Distrito Federal y con formación jesuita en la Universidad Iberoamericana, utiliza la palabra prebenda como un enemigo a vencer por ser la manzana podrida que contagia al resto.

Esos oficios, empleos o ministerios en los que se trabaja poco y se gana mucho dinero son la razón por la que, a su juicio, los priístas quieren volver al poder encabezados por el exgobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, quien le lleva una ventaja de más de 15 puntos porcentuales en las encuestas.

“Por eso dejaron crecer al narcotráfico”, afirma para seguir con el discurso de Felipe Calderón, a quien conoció en 1997 como diputado y el mismo político que la puso en la vanguardia de sus batallas.

Primero a la campaña presidencial contra el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, después como secretaria de Educación Pública, y como líder de la bancada blanquiazul en la Cámara Baja hasta que ganó las elecciones internas del PAN.

¿Vale la pena continuar con la lucha contra el crimen organizado después de las más de 50,000 muertes?

– Mi postura frente al crimen organizado es que no habrá tregua ni negociación porque lo más importante es la seguridad de las familias mexicanas: que los niños puedan ir al parque, que los jóvenes sean dueños de la noche, que se puedan transitar las carreteras, emprender un negocio.

Con todo, la candidata apremia a una segunda etapa, y fortalecer a las policías municipales, mejorar los esquemas de justicia; endurecer las políticas contra el lavado de dinero y su propuesta estrella: cadena perpetua para los políticos que pacten con el crimen.

“Hasta hoy hubo mucho esfuerzo para capturar a los capos, pero también hay políticos, hay jueces y lavadores de dinero contra quienes se debe actuar”, agregó.

Se ancla en conversaciones con los expresidentes colombianos Álvaro Uribe y César Gaviria para explicar su proyecto contra la impunidad en las altas jerarquías políticas. “La gente empezó a creer cuando se aplicó la ley sin distingo”.

¿Ve a la mitad del Congreso en la cárcel como pasó en Colombia?

– No me atrevería a hacer una afirmación de este tipo porque sería poco responsable, pero hace falta revisar las instituciones y aplicar la ley para encontrarnos con la realidad del tamaño que sea.

Vázquez Mota pasa de un rostro solemne y a ratos adusto, a otro más amigable e iluminado cuando habla de su familia, del papel de Sergio Ocampo Muñoz, el esposo detrás de la protagonista.

“Él es muy respetuoso de mi agenda y me hace preguntas muy generales: que te vaya muy bien, ¿a qué hora piensas volver hoy? Y yo le doy la hora aproximada que trato de cumplir, pero a veces no puedo”.

El matrimonio tiene tres hijas con quienes tratan de vivir “una vida normal” incorporada a la promesa del poder creciente. “Tenemos mucho entusiasmo”, describe la madre, política y economista.

Como católica practicante y miembro de un partido conservador rechaza el aborto, pero asegura que “nunca apoyará” leyes que criminalicen a la mujer por esta decisión.

Activistas del feminismo en México la ven con recelo. “Tememos una regresión en los temas liberales”, dijo recientemente la diputada capitalina Maricela Contreras, quien también reconoció una agenda común en salud y educación.

En el tema de la enseñanza, la candidata toma personales los pendientes que dejó como secretaria de Educación y aunque se niega a pronunciar el nombre, está relacionado con la líder sindical Elba Esther Gordillo con quien estuvo en un discreto conflicto.

“La agenda educativa debe ir más allá de las personas”, apunta. “Necesitamos un sindicato que rinda cuentas, democrático y que no da cuotas por razones políticas: esa es una gran tarea”.

Vázquez Mota deja correr los tiempos de la entrevista como si tuviera todo el día para contestar hasta que de pronto el agente de prensa decide que su itinerario debe continuar. Entonces da las gracias y posa para la foto con un impecable traje sastre. Desde afuera del salón de recepción un par de jóvenes guardaespaldas abren la puerta desde donde se mira decir adiós.

RECUADRO:

¿Podría definir en una palabra lo siguientes conceptos?

Migrantes: prioridad

Calderón: valentía

Narcotráfico: enemigo

Mujeres: fortaleza

El Papa: líder

Comercio Informal: desafío

Enrique Peña Nieto: adversario

Sicarios: agenda

Drogas: dolor

Su libro “Dios mio, ¡hazme viuda, por favor!”: aventura

Superación: oportunidad

Libre mercado: respeto